“Un niño que no tiene un vínculo seguro con sus adultos tendrá dificultades para desarrollarse emocionalmente”


Poco antes de morir el escritor Gabriel García Márquez envió una carta de despedida a sus amigos en la que escribió: “He aprendido que cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado por siempre”. Los lazos entre padres e hijos y, por extensión, entre los seres queridos son mágicos e indestructibles y de esto sabe mucho Miriam Tirado. Esta consultora de crianza consciente y periodista especializada en maternidad, paternidad y crianza acaba de publicar El hilo invisible (B de Blok / Penguin Random House), un álbum ilustrado que profundiza en la importancia de los vínculos que establecemos con nuestro entorno más cercano.

La autora parte de una hermosa metáfora –“del ombligo salen hilos invisibles que nos unen a las personas y a los animales que queremos, más allá del tiempo y del espacio”– para intentar explicar a los más pequeños que las cosas más importantes de la vida son, muy a menudo, aquellas que no se pueden ver ni tocar. Y, a su vez, lanza otro mensaje a los padres: la importancia de crear estos vínculos para que sus hijos se sientan queridos, más seguros y afronten mejor los cambios que se les presenten a lo largo de la vida. De todo ello hablamos en esta entrevista:

¿Qué le animó a escribir un libro para niños que abordara el tema de los vínculos?

La editorial B de Blok querían tocar este tema y yo, como había hablado mucho sobre el vínculo porque es un tema que me encanta, dije sí enseguida que me propusieron este tema. El vínculo seguro entre madres-padres e hijos/as me parece un tema maravilloso para abordar en un cuento.

La metáfora que utiliza para tratar el tema es muy acertada. ¿Tenía claro desde un principio que ésta sería la forma más sencilla para explicar a los niños lo qué es algo intangible como los vínculos?

Sí, porque es la que usé yo cuando mi primera hija, con tres años, empezó a echarme de menos en el cole. Entonces me inventé esta historia para ayudarla a conectar con mi presencia aunque yo físicamente no estuviera con ella en algunos momentos. La ayudó, y también, más tarde, a mi hija pequeña. Así que es una historia que en nuestra familia se ha contado muchas veces. Tuve claro cómo hablar a los niños/as del vínculo porque en mis hijas había funcionado la mar de bien.

“Cada vez más la crianza tradicional va dejando paso a una crianza más consciente y respetuosa”

El libro destaca, sobre todo, la importancia de las cosas invisibles. ¿Cree que las familias actuales están cada vez más sensibilizadas con la educación emocional y la crianza con apego respecto a hace unos años?

Sin duda. En este mundo tan cambiante también está cambiando, por suerte, la mirada hacia la infancia y hacia el acompañamiento emocional. Ahora sabemos lo importante que es educar y criar desde un vínculo seguro y desde el acompañar las emociones que van viviendo y cada vez la crianza tradicional va dejando paso a una crianza más consciente y respetuosa. Todavía queda muchísimo por hacer, pero ahí vamos…

En un mundo donde nos dominan las jornadas interminables de trabajo, la nula conciliación familiar, las extraescolares, delegar parte del cuidado de los hijos en otras personas o familiares… ¿Son compatibles los vínculos con esta escasez de tiempo?

No ayuda, claro está. Y ojalá cada día más madres y padres podamos conciliar más y mejor para pasar tiempo con nuestros hijos e hijas, para jugar y atenderles como merecen y necesitan. Pero mientras, los ratos que estemos juntos, vivámoslos con consciencia y sobre todo, con presencia, conectando con los seres que tenemos delante y fortaleciendo nuestro vínculo.

¿Hasta qué punto son importantes los vínculos para el correcto desarrollo de un niño?

Importantísimos. Un niño que no tiene un vínculo seguro con sus adultos de referencia se sentirá muy inseguro y tendrá dificultades para desarrollarse de una forma sana y equilibrada emocionalmente. Por suerte, hay muchos vínculos, y aunque a veces el vínculo con los adultos o el adulto de referencia sea inseguro o poco sano, podemos agarrarnos al vínculo sano y seguro que hay con la abuela, o con la maestra o el maestro… y eso ayuda muchísimo a aquel pequeño ser que necesita alguien con quien confiar y sentirse a salvo.

“Es importante es ayudar a los niños a tomar consciencia del vínculo que nos une, porque les ayudará a saber que no están solos”

¿Qué beneficios va a tener para un niño que estos vínculos se potencien desde la infancia en comparación con otro niño que no lo ha vivido de la misma forma?

Más que potenciar, yo diría que un vínculo sano y seguro va creciendo con el tiempo, con las experiencias y vivencias compartidas de una forma natural y sobre todo, cuando la relación se vive desde la presencia plena. Lo que creo que es importante es ayudar a los niños a tomar consciencia de ese vínculo que nos une, porque les ayudará en muchos momentos a saber que no están solos, aunque a ratos no nos vean o no podamos ayudarles.

¿Un niño con más vínculos será a la vez un adulto mas seguro de sí mismo en el futuro?

Si esos vínculos son sanos y seguros, seguramente este adulto habrá crecido confiando en los demás, sintiéndose arropado, querido y tenido en cuenta y muy probablemente, en la edad adulta eso se traducirá porque se sentirá más seguro de sí mismo/a y más feliz y en paz.

Portada de ‘El hilo invisible’ de Miriam Tirado.
CORTESÍA PENGUIN RANDOM HOUSE



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook