Un gas fétido en Venus sería una prueba de vida en el planeta


Primera modificación:

Un equipo internacional de astrónomos europeos y estadounidenses, detectan la presencia en Venus de importantes volúmenes de un gas fétido e inflamable llamado fosfina. Una molécula de hidrógeno y fósforo, producida probablemente por microbios suspendidos en las nubes de dicho planeta

Con un tamaño prácticamente idéntico al nuestro, el planeta Venus podría ser considerado casi como un gemelo de la Tierra, solo que su atmósfera está compuesta de gases tóxicos y las temperaturas pueden superar los 400 grados centígrados. Pero a unos 50 kilómetros sobre la superficie -en las nubes altas de Venus- la temperatura es de algo más de 20 grados y la presión muy similar a la de la Tierra. Allí los científicos encontraron la pista.

El principal indicador que ha llevado a los científicos a evocar esta posibilidad es la presencia de fosfina o fosfano, una molécula de gas incoloro que huele a ajo, producida fundamentalmente por la degradación de materia orgánica.

Los primeros datos fueron obtenidos en 2017 gracias un telescopio situado en Hawai, y fueron confirmados el año pasado gracias al radiotelescopio ALMA, instalado en el desierto de Atacama, en el norte de Chile. 

Ambos instrumentos examinaron la composición de las ondas emitidas por diferentes materiales. El estudio detallado de los respectivos espectros, determinó la existencia de fosfina en las nubes de Venus, fosfina que podría tener como origen algún proceso biológico. 

Los tres átomos de hidrógeno y uno de fósforo, que componen dicha molécula, son pues la pista a la que se aferran los cientificos. 

Venus, un planeta muy parecido a la Tierra

El principal argumento es que, según el estudio, la cantidad de fosfina detectada en Venus es 10.000 veces mayor que la que podría generarse por procesos no biológicos (como fricción tectónica, meteoritos o impacto de relámpagos), apoyando así la presencia de microbios en las nubes del planeta que estarían al origen de la famosa molécula.

Si bien la fosfina no es un indicador infalible de vida, dados los volúmenes descubiertos en Venus, en este caso podría serlo.

Hace miles de millones de años, cuando el Sistema Solar era aún muy joven, era Venus, y no la Tierra, el planeta que disfrutaba de un clima templado, con grandes cantidades de agua formando mares y ríos en toda su superficie. Donde según reciente estudios la vida habría podido desarrollarse por casi 3.000 millones de años. Pero a causa de un efecto invernadero, subió la temperatura y el agua se evaporó.

Diferentes investigadores estiman posible de que Venus haya logrado conservar trazas de ese floreciente período, no en la superficie, sino a decenas de km de altura, en algunos estratos de su atmósfera. Es la pista que ahora pareciera confirmarse, y que ha causado tanto revuelo en la comunidad científica internacional.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook