Trump dice que se siente mejor, pero los médicos esperan días “críticos”


Por Jane C. Timm y Hallie Jackson – NBC News

El presidente, Donald Trump, se dirigió por primera vez al país el sábado por la noche desde que ingresó al Centro Médico Militar Walter Reed, con un video de cuatro minutos en su cuenta de Twitter en el que aseguró al público que se sentía “mucho mejor”.

“Vine aquí, no me sentía muy bien. Me siento mucho mejor ahora”, aseguró el mandatario. “Volveré, creo que volveré pronto. Y espero terminar la campaña de la manera en que comenzó”, añadió.

[El presidente Trump y la primera dama dan positivo al coronavirus]

Más tarde, el médico de la Casa Blanca Sean Conley aseguró en una declaración que el presidente no tenía fiebre (aunque luego surgieron versiones que contradecían esto de parte de fuentes cercanas al presidente) y que estaba trabajando desde su suite en el hospital.

Conley señaló que Trump permanecerá en el hospital el domingo y recibirá dosis adicionales de Remdesivir, una terapia antiviral experimental que ha demostrado ayudar a los que presentan casos graves de COVID-19.

Trump y sus aliados han proyectado una imagen de un presidente que en gran medida no ha sido afectado por el virus, en ocasiones contradiciendo lo que han dicho los funcionarios de la Casa Blanca sobre su salud.

Pero al mismo tiempo, el jefe del gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, describió una escena más alarmante de la que había sido revelada anteriormente por Trump o su equipo, en una entrevista con Fox News. Meadows admitió que la condición de Trump empeoró el viernes.

“Ayer estábamos realmente preocupados”, dijo Meadows. “Tenía fiebre y su nivel de oxígeno en la sangre bajó rápidamente.”

“No está fuera de peligro. Las próximas 48 horas más o menos pueden ser difíciles”, agregó.

El presidente, Donald Trump, trabaja en la suite presidencial del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed en Bethesda, Maryland, el sábado, 3 de octubre de 2020.Joyce N. Boghosian/La Casa Blanca vía AP

Un ayudante de la Casa Blanca, que se negó a ser identificado, contó una historia similar a los miembros del grupo de prensa (White House pool, en inglés) de la Casa Blanca el sábado. Según este, la salud del presidente puede ser más grave de lo que se sugirió públicamente. El grupo de prensa es un pequeño grupo de reporteros que viajan con el presidente en nombre de todos los medios de comunicación que cubren la Casa Blanca.

[En qué consiste el tratamiento experimental con anticuerpos suministrado al presidente]

“Los signos vitales del presidente durante las últimas 24 horas fueron muy preocupantes y las próximas 48 horas serán críticas en términos de su cuidado”, dijo el asistente en una declaración al grupo, no directamente a NBC News, nuestra cadena hermana. “Todavía no estamos en un camino claro hacia una recuperación completa”.

Una fuente familiarizada con la condición de Trump le dijo lo mismo a NBC News el sábado: “Algunos de los signos vitales del presidente del viernes por la mañana eran indicadores tempranos del potencial de progresión más allá de una enfermedad leve.”

La evaluación contrastaba con los comentarios de Conley durante la conferencia de prensa del sábado por la mañana en el hospital Walter Reed.

Trump no había tenido fiebre durante 24 horas, no está recibiendo oxígeno suplementario (esto luego también se disputó) y tiene una función orgánica normal, aseguró Conley, y agregó que es “cautelosamente optimista”.

No quedó claro si el ayudante o el médico del presidente tenían información más actualizada.

Trump agregó en su video del sábado por la noche que la primera dama Melania Trump, que también tiene coronavirus, lo estaba “manejando muy bien”.

Conley se negó a predecir cuándo podría ser dado de alta Trump, que estará bajo tratamiento durante cinco días con medicamentos experimentales, agregaron los médicos.

[Varios funcionarios invitados a esta populosa ceremonia en la Casa Blanca dieron positivo. Las imágenes se han vuelto virales]

Asimismo, dijeron que Trump tuvo tos, congestión nasal y fatiga el jueves, síntomas que desde entonces han empezado a mejorar y a resolverse. También sugirieron que recibió un tratamiento de anticuerpos el jueves por la mañana.

Según los médicos, Trump les dijo: “Siento que podría salir de aquí hoy”.

Es un mensaje que los aliados de Trump y los miembros de su familia han comenzado a amplificar: Rudy Giuliani le aseguró al diario The New York Post que el presidente le pidió que le dijera “a la gente que estoy viendo esta cobertura” y “siento que podría salir de aquí ahora mismo”.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, tuiteó que había hablado con Trump y que “se le escuchaba bien” mientras que el director de campaña de Trump, Bill Stepien, quien también dio positivo al coronavirus, aseguró que “suena genial. Está lleno de energía”, tras hablar con él.

Versiones encontradas y falta de claridad

La Casa Blanca también trató de aclarar la confusión sobre cuándo Trump se enfermó, que fue desatada por los médicos durante la sesión informativa.

En las afueras del Walter Reed, los médicos del presidente dijeron que estaba “a 72 horas del diagnóstico”, a pesar de que Trump había anunciado que su prueba de coronavirus había dado positivo a finales del jueves, después de haber asistido a un evento de recaudación de fondos en Nueva Jersey. Otro médico que trataba al presidente, el doctor Brian Garibaldi, dijo que había sido tratado con anticuerpos “hace 48 horas”, el jueves por la mañana.

Un funcionario de la Casa Blanca cuestionó esta línea de tiempo, y aseguró que Trump fue diagnosticado el jueves por la noche y que los médicos querían decir que estaba en el “Día 3”, no a las 72 horas de su diagnóstico.

El funcionario también dijo que el tratamiento de anticuerpos fue dado más tarde el jueves por la noche, no 48 horas antes.

Conley emitió un comunicado a través de la Casa Blanca el sábado por la tarde diciendo que Trump fue diagnosticado el jueves por la noche y que se le dio el tratamiento de anticuerpos el viernes.

“Utilicé incorrectamente el término ’72 horas’ en lugar de ‘día tres’ y ’48 horas’ en lugar de ‘día dos’ con respecto a su diagnóstico y la administración de la terapia de anticuerpos policlonales”, señaló Conley.

El fabricante del fármaco dijo que Conley describió incorrectamente la terapia (es monoclonal, no policlonal) y escribió mal su nombre. Es Regeneron, no Regeron.

Sin embargo, Conley no fue el médico que dijo que a Trump se le habían administrado anticuerpos 48 horas antes; ese fue Garibaldi.

La Casa Blanca reiteró el sábado por la tarde que la primera prueba que salió positiva se le hizo después de que el presidente regresara de la recaudación de fondos el jueves en Bedminster, Nueva Jersey.

Los periodistas presionaron a Conley sobre si el presidente había recibido alguna vez oxígeno suplementario. Conley insistió en que el presidente no había recibido oxígeno el jueves ni mientras estaba en Walter Reed el viernes y el sábado.

Conley dijo que el presidente preguntó sobre el fármaco antipalúdico hidroxicloroquina como posible tratamiento. Trump ha defendido este medicamento, a pesar de la poca evidencia de que pueda tratar el coronavirus. Conley dijo que lo discutieron pero que no lo han prescrito.

Al preguntarle sobre la hospitalización, Conley dijo que la decisión se tomó “porque es el presidente de los Estados Unidos”.

La Casa Blanca había dicho anteriormente que el presidente estaba experimentando síntomas leves, que el traslado al hospital militar era una “medida de precaución” y que el presidente continuaría trabajando desde las oficinas de la instalación.

Trump es una de las más de 410,000 personas en EE.UU. que han sido hospitalizadas debido al virus mortal, según datos del Proyecto Covid Tracking y NBC News. Estados Unidos tiene más de 7 millones de casos confirmados y más de 210,000 muertes.

La Casa Blanca publicó varias declaraciones de Conley el viernes. En una, Conley dijo que Trump “estaba muy bien” y había decidido comenzar el tratamiento con Remdesivir.

El vicepresidente Mike Pence y su esposa, Karen Pence, dieron negativo el sábado después de otras pruebas negativas del viernes; Pence permaneció en su residencia en el Observatorio Naval de Washington.

Melania Trump permanece en la Casa Blanca y “se encuentra bien”, dijo su vocera Stephanie Grisham.

Uno de los aliados de Trump, el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie, tuiteó el sábado que había dado positivo por el coronavirus. Él había ayudado al presidente a prepararse para el debate del martes.

Trump, que solo ha tuiteado un puñado de veces desde su diagnóstico, también pidió que se aprobara un nuevo proyecto de ley de estímulo económico desde el hospital.

“NUESTRO EXCELENTE ESTADOS UNIDOS QUIERE Y NECESITA ESTÍMULO. TRABAJEN JUNTOS Y HACERLO. ¡Gracias!” escribió el sábado en Twitter.





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook