todos los indicadores para aplicar restricciones (y las zonas españolas que los superan)


Si se cumple lo anunciado el martes por el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en los próximos días se aprobarán en España las primeras restricciones para frenar el coronavirus basadas en indicadores epidemiológicos especificados y públicos.

Según adelantó el ministro, las restricciones afectarán a la movilidad, a los aforos y horarios y se aplicarán en las ciudades de más de 100.000 habitantes que cumplan tres requisitos: una incidencia de más de 500 positivos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, una tasa de positividad del 10% y un nivel de ocupación de camas UCI del 35% o más por pacientes Covid.

Esta nueva estrategia adoptada por el Ejecutivo va en la línea de otros planes basados en umbrales epidemiológicos que ya rigen en varios países desarrollados del mundo. Los enfoques adoptados por los diferentes Gobiernos se podrían clasificar a grandes rasgos en dos grupos, según recoge la publicación médica The Lancet: el de aquellos países que deciden si reimponer restricciones o no en base a umbrales epidemiológicos específicos (como pueden ser un determinado número de tasa de reproducción R o de incidencia acumulada) y aquellos donde “los políticos, basados en el consejo de los expertos, deciden cuándo y qué restricciones relajar pero sin un criterio explícito y público”.

Los autores del estudio se inclinan por el primer modelo y consideran “esencial un plan claro y transparente que describa qué factores se toman en cuenta”, en el que, de forma ideal, deberían establecerse “los niveles o fases para levantar las restricciones, los criterios para avanzar al siguiente nivel o fase y las medidas de contención que cada nivel o fase conlleva”.  

A continuación se analiza la estrategia que han adoptado diferentes paísesa para tratar de mantener la epidemia bajo control.

Alemania: la estrategia del ‘freno de emergencia’

En Alemania, el Instituto Robert Koch (RKI por sus siglas en alemán) se encarga de monitorizar los indicadores de la pandemia y publica informes diarios con información sobre rebrotes, estado de los hospitales y las restricciones aplicadas en cada territorio.

Un grupo de personas pasea por la Puerta del Sol de Madrid.

En el país, son los diferentes estados quienes tienen la competencia sobre si decretar o no confinamientos, pero desde mayo rige una estrategia común en todo el territorio denominada “freno de emergencia”. Bajo este plan, si una región registra una incidencia de 50 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días durante una semana se deben aplicar restricciones, lo que no es óbice para que incluso en niveles más bajos se estén implantando. 

Este mecanismo ya llegó a aplicarse a finales de junio tras un gran rebrote que se produjo en un matadero ubicado en la ciudad de Gutersloh, que obligó a confinar a unas 600.000 personas durante más de 14 días.

Si este requisito se aplicara en España, por ejemplo, la Comunidad de Madrid llevaría sometida a restricciones desde el 12 de agosto a juzgar por sus niveles de incidencia. Además, todas las comunidades autónomas a excepción de la Comunidad Valenciana superan esa cifra de 50 casos por cada 100.000 habitantes en siete días y varias de ellas lo llevan haciendo ininterrumpidamente desde mediados de agosto.

Francia: un semáforo de alertas 

En Francia, desde el 23 de septiembre está en vigor un sistema de cinco niveles de alerta establecidos en función de indicadores como la incidencia acumulada, la incidencia entre personas mayores y el porcentaje de ocupación de camas UCI por pacientes con Covid en cada departamento. Este sistema prevé un confinamiento total solo cuando más del 60% de las camas UCI estén ocupadas por pacientes con Covid, pero incluye otros niveles de restricciones más bajos.

El nivel de “alerta máxima”  es el que más se asemeja a lo que Illa anunció el martes. En Francia, los departamentos (división asimilable a la provincia española) que registren una incidencia en los últimos siete días mayor a 250, superior a 100 en personas mayores y más de un 30% de ocupación de las UCI

están obligadas a cerrar todos los bares y restaurantes, todos los establecimientos de atención al público (teatros, museos y cines no incluidos) salvo que exista un protocolo sanitario muy estricto e incitar al máximo al teletrabajo en todas las actividades que lo permitan.

Además, las autoridades locales están facultadas para prohibir el acceso a playas, limitar el uso del transporte público o prohibir los encuentros entre personas salvo motivos de imperiosa necesidad. En este momento, solo los departamentos de Marsella y Guadalupe están en este nivel de alerta.

En España, tanto la Comunidad de Madrid como Navarra cumplen al menos dos de estas tres condiciones (incidencia a siete días superior a 250 y ocupación de las UCI superior al 30%).

En Francia, actualmente hay un total de 69 departamentos de los 101 que hay en el país sometido a algún tipo de restricción y en al menos 15 de ellos (incluidos París o Lyon) los bares tienen la obligación de cerrar a las 10, las fiestas están prohibidas y los gimnasios cerrados. 

Reino Unido: sistema de alertas basado en R

El Reino Unido emplea un sistema similar al francés en cuanto a niveles de alerta, aunque los umbrales y las medidas que se deben aplicar en cada uno de ellos no están claramente especificados y, en última instancia, las decisiones dependen del Gobierno.

Esta estrategia clasifica en cinco niveles el riesgo que supone el virus para el país y está basado en el número R (factor que mide el número de personas a la que, de media, puede infectar una persona positiva) y en el número de casos detectados. El país se encuentra actualmente en nivel 4, que refleja que el virus circula de forma generalizada, “la transmisión es alta o crece exponencialmente”.

Asimismo, el Gobierno británico fija un umbral de 20 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días para decidir qué países incluye en su lista de viajeros que deben guardar cuarentena al entrar al país.

Desde el 14 de septiembre, el Reino Unido prohíbe las reuniones de más de seis personas en Inglaterra, tiene el ocio nocturno cerrado y exige cuarentenas a los viajeros procedentes de países de con alta incidencia (España, entre ellas). Además, aplica restricciones más fuertes en áreas como el Gran Mánchester o las zonas noreste y noroeste de Londres.

Corea del Sur: tres niveles de restricciones muy estrictos

Corea del Sur es uno de los países con umbrales más estrictos a la hora de aplicar restricciones. Su sistema, lanzado a principios de julio, se basa en tres niveles diferentes de restricciones que discurren desde la actividad social y económica normal hasta férreas limitaciones a la vida pública que incluyen el cierre de colegios y horarios limitados para los negocios.

El nivel dos se puede aplicar cuando el número de casos diarios salta a una franja de 50 a 100 e implica reducciones en los niveles de asistencia presencial a las aulas o el cierre del ocio nocturno en las zonas afectadas.

Finalmente, el nivel tres se aplica cuando los contagios se sitúan entre los 100 y los 200 diarios y obliga al cierre de toda la educación presencial o la limitación de los contactos sociales a grupos de 10 personas. 

En Corea del Sur, un país con más habitantes que España y cuya capital, Seúl, es una de las ciudades más densamente pobladas del mundo, solo se han registrado 113 positivos en el último día y 20 de ellos eran importados. Desde que hay registros, en el país han contraído el virus 23.812 personas, una cifra casi 32 veces menor a la de casos confirmados en España.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook