“Si no salimos todos, no sale nadie”: canciller de Ecuador sobre el covid-19


Para el titular de la diplomacia ecuatoriana, el covid-19 es la “mayor crisis internacional contemporánea”.

Por: 
EFE

“Si no salimos todos, no sale nadie”, aseguró el canciller ecuatoriano, Luis Gallegos, sobre la pandemia del coronavirus al hablar de la importancia de la solidaridad y la cooperación, aspectos en los que su nación insistirá durante la Asamblea General de las Naciones Unidas esta semana.

Para el titular de la diplomacia ecuatoriana, el covid-19 es la “mayor crisis internacional contemporánea”, con impactos de “dimensiones no concebibles hasta hace pocos meses” en diversos aspectos, entre ellos el sanitario y el económico.

Los efectos de la pandemia significarán “un retroceso en el desarrollo, un incremento de la pobreza” que tiene un efecto social de “dimensiones también imprevisibles”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores en entrevista con Efe.

De amplia experiencia multilateral al haber sido -entre otros- tres veces embajador de Ecuador ante la ONU en Nueva York y otras tres en Ginebra, Gallegos cree que el gran reto en la reunión de Naciones Unidas es reforzar la solidaridad para afrontar la crisis sanitaria.

“Necesitamos medicamentos paliativos en dimensiones que nos puedan vender a precios razonables, porque en muchos de los casos, lo que pasó en marzo, abril y mayo es que las economías que lo tenían cerraron sus puertas de acceso a las otras, y esto no queremos que ocurra con las vacunas”, apuntó.

Además -comentó- “los países nuestros han aprendido duramente que es necesario fabricar nuestras propias mascarillas, indumentarias y medicamentos y hacia allá debemos tender, porque no podemos depender de las capacidades de los otros”.

Vacuna universal

“Ecuador mantiene una posición muy clara de que la vacuna es un bien universal”, dijo a Efe al señalar que ésta debe ser accesible a todos los países pues “si no salimos todos, no sale nadie”.

El titular de la diplomacia ecuatoriana invitó a que se dejen de lado las rivalidades geopolíticas, pues hay países “que gastan en un año en mantenimiento de fuerzas nucleares lo que equivale a treinta años de presupuesto de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

Gallegos subrayó que el “verdadero peligro” en este momento es la pandemia y sus consecuencias, por lo que en su intervención en la Asamblea General de la ONU, el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, hará hincapié en la necesidad de un multilateralismo fortalecido donde haya solidaridad y cooperación “a todos los niveles”.

Consideró que Naciones Unidas debe escuchar las voces de lo gobiernos, de la sociedad civil, de los técnicos y especialistas “para encontrar un derrotero común a este tema” para lo que -en su opinión- falta “la necesidad de la voluntad política de muchos y una reestructuración integral”.

Y es que respondiendo a la cantidad de integrantes de la ONU, Gallegos opina que se debe ampliar el número de miembros del Consejo de Seguridad con una representación de “por lo menos” cuatro o cinco latinoamericanos, e igual número de africanos y asiáticos.

“El Consejo -sostuvo- responde a una estructura arcaica porque no toma en cuenta que hay problemas de seguridades nuevos, como el covid”, un virus que es una “amenaza de vida o muerte”.

El mayor reto contemporáneo

El ministro teme que no se logre sobrepasar la pandemia “sin millones de personas muertas” y millones afectadas por lo que el covid-19 “es el mayor reto de la historia contemporánea para la humanidad”.

La OMS instó el viernes a los países a no bajar los brazos y mantener los esfuerzos en la lucha contra la pandemia, que ha superado ya los 30 millones de casos en el mundo.

El ritmo al que las infecciones han aumentado en las últimas semanas muestra cierta estabilidad, pero no una tendencia visible a la baja, con entre 1,8 y 2 millones de casos que se agregan cada semana a las estadísticas.

Las muertes, que superan las 948.000, aumentan entre 40.000 y 50.000 a la semana.

El director del Departamento de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, explicó que aunque la curva de casos globales se ha aplanado, esto esconde grandes diferencias entre regiones y países, ya que hay algunos donde los casos han aumentado fuertemente últimamente, como en India, Argentina, España, Francia o Israel.

“Si es como nos dicen, que la vacuna va a solucionar el tema, para vacunar a todos ¿tendremos un año, dos años?”, se preguntó al anotar que descubrir, probar la eficiencia de la vacuna y “producir una o dos dosis para siete mil y medio millones de seres humanos, es un gran reto”. 
 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook