Rossana Hernández: “Nuestro oficio es ensayar y ensayar para encontrar, corregir, descubrir y fijar”


ÚN.- “Tebas Land” es una obra donde la buena dirección, actuaciones muy convincentes y una puesta de escena no convencional hacen que el espectador se reencuentre con el denominado teatro de autor, donde se sale de la sala reflexionando sobre varios tema comunes, pero que en nuestras agitadas vidas diarias pasan desapercibidos.

Esta obra del dramaturgo franco-uruguayo Sergio Blanco sigue su temporada en el Trasnocho Cultural de Caracas hasta el domingo once de noviembre los viernes a las 5:00 pm; mientras sábados y domingos desde las cuatro de  la tarde. Luego tendrá una temporada de tres semanas en la mítica Sala Rajatabla, al lado del Teatro Teresa Carreño.

La sinopsis nos cuentra sobre un dramaturgo desea realizar una versión contemporánea de la tragedia de Edipo Rey y logra, después de un complicado proceso burocrático, entablar contacto con un parricida de verdad. A  través de sus conversaciones se comienza a develar un juego escénico entre la realidad y la ficción que desnuda la raíz del teatro, y muestra como el encuentro con el otro reanuda el significado de la vida, la muerte o el amor.

Es interpretada por Elvis Chaveinte y Kevin Jorges, quienes están muy embuídos en sus papeles, transmitiendo mucha veracidad a su personajes. Su directora es Rossana Hernández, quien de nuevo es muy acuciosa en su puesta en escena.

Esta exigente pieza.  Tebas Land marca el quinto aniversario de Deus ex Machina, una agrupación fundada por Elvis Chaveinte, Rossana Hernández y Gabriel Agüero Mariño. En este quinquenio han creado un sello de calidad que se ha materializado en el montaje de obras dramatúrgicas contemporáneas de autores tanto locales como internacionales, como es el caso de Saverio, el cruel (Roberto Arlt, Argentina), Trece rosas (Elvis Chaveinte), La Cocinera (Eduardo Machado, EEUU), Niños lindos (Fernando Azpúrua), La crema y nata (Elvis Chaveinte), Emilia (Claudio Tolcachir) y Mi hijo sólo camina un poco más lento (Ivor Martinic, Croacia).

La pieza cuenta con la asistencia de Aguasanta Rojas, quien elaboró con Daniel Dannery el material audiovisual que recorre cada escena de la obra. La iluminación es de David Blanco, el vestuario de Raquel Ríos Blanco y la escenografía de Elvis Chaveinte, con la realización de Pedro Rondón, acompañados por Gabriel Agüero quien asume la subdirección escénica. Ángel Moreno y David Olaves completan el equipo desde la asistencia de escena. La producción de campo es de Nayerling Anzola, la producción ejecutiva de Alejandra Lovatón y la producción general de Rossana Hernández.

Cuando le comentamos a la directora Rossana Hernández, vía internet, que la obra es impactante, pero un poco larga a nuestro parecer, ella contestó sin titubear que “sobre las escenas que me comentas son imposibles de eliminar, porque en gran medida la obra va de eso, se vuelve sobre las escenas para su revisión, para incorporar lo que previamente van encontrando los personajes. Al tratar sobre el proceso creativo del teatro, en alguna medida reproduce lo que hacemos los actores, directores y dramaturgos en nuestro oficio: ensayar y ensayar es repetir para encontrar, corregir, descubrir y fijar”.

– ¿Por qué escogiste esta propuesta y no otra?

– Había leído mucho sobre esta pieza que se había convertido en un suceso de los últimos años y sobre su autor, Sergio Blanco, un dramaturgo cuyo trabajo me interesa sobre manera, luego de leerla por la contundente resonancia que generó en mí. Me refiero a que

“Tebas Land” es monumental, habla de temas que me interesan e inquietan: el encuentro con el otro, el significado de la vida, las diferencias y de cómo estas pueden nutrir nuestro mundo, del teatro y su alcance. Además, me enamoré de este texto por su incomparable riqueza, porque resalta el valor de la palabra. Ees poderoso y contiene mucha belleza, suena como una melodía y es una caricia para quien vive en una sociedad violenta y caótica como la venezolana. Esto es muy importante para mí, quise ofrecerla a una sociedad donde la palabra ha perdido valor y se ha empobrecido, como si estuviera muriendo poco a poco de una muerte que provocada desde el poder persiguiendo fines oscuros y sumamente egoístas, tal es el proceder de un padre manipulador y violento.

Todo lo anterior nos indicaba que “Tebas Land” era la obra perfecta para celebrar nuestro quinto aniversario en Deus Ex Machina.

– Un texto exigente, ¿cómo llegastes a tu propuesta definitiva de dirección?

– Al principio tuve muchas ideas. Apenas leí por primera vez el texto mi imaginación comenzó a jugar con varias imágenes, algunas muy pretenciosas y alocadas, incluso. Eso tiene “Tebas Land”, es muy lúdica y detona tu imaginación por aspectos presentes en ella: el juego con el tiempo, el básquet, la criminología. Sin embargo, en la medida que fuimos trabajando, ella se iba revelando y descubriendo así misma. Entendí que muchas de esas intenciones mías en un inicio eran producto de la sensación de juego que me permitía, que me estaba regodeando en pretensiones sin sentido, que la pieza era lo suficientemente metateatral como para complicarla y que en el fondo, el asunto era mucho más sencillo. Tomé entonces la decisión de dejarla ser. ¡Y apareció! Generosa y hermosa cómo es. Fue, eso sí,un trabajo arduo,de meses, una dedicación exclusiva a este proyecto y lo que nunca nos abandonó fue una constante pregunta, una interrogante aparecía siempre, sobre la obra, los personajes, el proceso, el camino que escogimos, y todavía más, las dudas también era sobre nuestro oficio y cómo lo habíamos abordado hasta el momento. Estudiamos mucho, que es otra de la exigencias, o más bien invitaciones que nos hace tebas Land. Afortunadamente conté con unos actores como Elvis Chaveinte y Kevin Jorges que lo entregaron todo y  con quienes me acompañaron en el equipo de dirección, Aguasanta Rojas y Gabriel Aguero. Con ese texto y ese equipo ¿Qué puede salir mal?

– En general, ¿cómo vistes la cartelera de  propuestas no comerciales en el país este 2018?

– 2018 ha sido un año muy difícil para todos y ver que el teatro no para, es gratificante y alentador. Es sorprendente ver cuántas obras se estrenaron, sobre todo cuándo conoces lo cuesta arriba que es sacar adelante una producción teatral, sin recursos económicos y sin tener siquiera un espacio para ensayar. Sin embargo, durante este año tuvimos excelentes ofertas en la cartelera: La Caja de Fósforos tuvo su Festival Contemporáneo Estadounidense. Fueron ocho obras, muchas de ellas con elencos numerosos y grandes escenografías, además de varias obras en el primer trimestre del año. El Trasnocho también hizo el Festival de Jóvenes Directores, El TET, Rajatabla, y mucho otros grupos independientes no dejaron de llevar a escenas sus propuestas. También noto mucho entusiasmo en los jóvenes, ojalá hubiera para ellos suficientes espacios de formación que pudieran satisfacer esta demanda.

– ¿Otro proyecto a corto o mediano plazo de agrupación?

– Tenemos varios proyectos en mente, afortunadamente los tres integrantes del grupo somos muy inquietos y ya tenemos gestando varias ideas, muy distintas unas de otras. Por lo pronto, queremos disfrutar de “Tebas Land”, que recién acaba de nacer y ya tiene una próxima temporada que será muy pronto. Estamos muy emocionados.

Para conocer mas de Deus EX Machina y Tebas Land, pueden hacerlo a través de sus redes sociales @tdeusexmachina en Instagran y Tuitter.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook