Ramos reconoce que forzó la amarilla ante el Ajax, luego lo niega y se expone a una dura sanción


Sergio Ramos y Dani Carvajal, durante el partido entre Ajax de Amsterdam y Real Madrid.
EFE

Sergio Ramos afrontaba el partido de ida de octavos de final de la Champions League como los anteriores de Copa y Liga: a una tarjeta de ser apercibido. El capitán del Real Madrid, que realizó un gran encuentro en líneas generales ante el Ajax, vio la amarilla en el minuto 88, con el 1-2 ya a favor de los blancos.

Esta amonestación conlleva suspensión. Ramos no estará disponible para la vuelta en el Santiago Bernabéu, que se disputará el 5 de marzo después de dos Clásicos consecutivos ante el Barcelona. A la gran pregunta de si forzó o no la tarjeta para ‘limpiarse’ de ese encuentro, fue el propio Ramos quien contestó en zona mixta:

“Viendo el resultado mentiría si dijera que no la he forzado, es algo que tenía presente y no es por subestimar al rival ni pensar que la eliminatoria se ha pasado, en el fútbol te toca tomar decisiones complicada y lo he decidido así”, dijo, seguro de sí mismo, Ramos en la zona mixta.

Esta admisión le puede costar muy cara. La normativa de la UEFA establece claramente que un futbolista no puede forzar la amarilla para cumplir ciclo de sanción, bajo pena de ser castigado con dos partidos de suspensión… pero sólo si el árbitro lo señala en el acta o la UEFA actúa de oficio. Por si acaso, Ramos tuiteó que no había forzado nada:

El Ajax de Ámsterdam fue el mismo equipo contra el que Ramos ya forzó una amarilla, esta muy polémica, en la campaña 2010/11. Con José Mourinho en el banquillo, aquel episodio se recuerda porque Dudek fue corriendo a avisar a Casillas de que le pidiera al defensa que forzara la tarjeta, algo que hizo que la norma cambiase.





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook