¿Qué le dice un enfermero a los políticos?


La presión sanitaria provocada por la Covid ha puesto en evidencia la precariedad de la Atención Primaria y Comunitaria (APyC) en Catalunya.

En los últimos meses son noticia la falta de recursos y profesionales sanitarios para poder hacer frente, desde la APyC, a los efectos de la pandemia del coronavirus.

Entre los años 2009 y 2018 la inversión en APyC en Catalunya cayó un 24%. La infrafinanciación acumulada todos estos años está provocando unos efectos perniciosos que están sufriendo usuarios y sanitarios.

Al déficit endémico de inversión en APyC en Catalunya se suma la falta de profesionales de la enfermería. La sanidad pública catalana, según la OCDE, necesita incorporar un 40% de enfermeras/os más para alcanzar la media de los países avanzados.





El problema se agudiza cuando hablamos concretamente de APyC. El déficit de enfermeras/os es ya un problema grave en la sanidad pública catalana, pero parece ser que las autoridades sanitarias no lo ven como una prioridad.

Una enfermera preparando una habitación para un paciente de la Covid.
(Mané Espinosa)





Las pésimas condiciones laborales y la falta de reconocimiento profesional no ayudan en absoluto a solventar en problema”



El Govern debería dotar APyC del presupuesto que garantice una atención sanitaria segura y de calidad.

La ratio enfermera debería ajustarse a las recomendaciones de la OCDE, es decir, 9 enfermeras/os por cada 1.000 habitantes.

Una enfermera cogiendo tubos de análisis.
Una enfermera cogiendo tubos de análisis.
(Mané Espinosa)



Esos cambios permitirían hablar de una Sanidad Pública excelente y referente. Pero, las enfermeras/os no somos una prioridad para el Govern de la Generalitat, ni lo hemos sido nunca para ningún Ejecutivo catalán en los últimos 40 años.





Pese a los estudios que avalan los beneficios del aumento de la ratio enfermera en los hospitales y centros de atención primaria, los responsables políticos en 2020 siguen ignorando esa evidencia.

Las conclusiones de los estudios son contundentes: el aumento del número de enfermeras/os en todos los ámbitos de la sanidad pública influiría positivamente en la reducción de las cifras de morbilidad, mortalidad y gasto sanitario.



Es más, el desarrollo de la enfermería mejoraría la salud de todos los ciudadanos, promovería la igualdad de género y provocaría un crecimiento económico”



Una enfermera se pone un mono de protección antes de entrar en el box de la UCI para atender a un paciente ingresado por la Covid.
Una enfermera se pone un mono de protección antes de entrar en el box de la UCI para atender a un paciente ingresado por la Covid.
(Marcial Guillén / EFE)



El impacto del ejercicio y desarrollo profesional de la enfermería en nuestra sociedad sería enorme y beneficioso para todos los ciudadanos.

Ningún gobierno ha querido asumir el reconocimiento profesional de las enfermeras/os, mejorando las condiciones de trabajo, las retribuciones y nuestra participación en todas las decisiones de política sociosanitaria.



Las enfermeras/os somos líderes en cuidados, en salud y en el manejo del paciente crónico y esto hay que ponerlo en valor”








Es evidente el impacto positivo del liderazgo enfermero en la vida de todos los ciudadanos.

¿A qué esperan las administraciones y responsables sanitarios?

Una enfermera se dispone a inyectar la vacuna contra la gripe.
Una enfermera se dispone a inyectar la vacuna contra la gripe.
(Iñaki Berasaluce / EP)




¿Se deberían mejorar las condiciones laborales y el salario del personal sanitario?







Total votos: 0


■ ¿CÓMO PUEDO PARTICIPAR EN LA COMUNIDAD DE LA VANGUARDIA?







MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook