¿Qué efectos secundarios puede provocar la vacuna contra la gripe?


La temporada de gripes y resfriados de este año preocupa en gran medida a los profesionales sanitarios ya que su máxima incidencia se observa en los meses de otoño e invierno, por lo que va a coincidir con la pandemia del coronavirus. Por esta razón, el Ministerio de Sanidad ha adelantado la campaña de vacunación de la gripe a la primera semana del mes de octubre. 

La administración de una vacuna es la medida más eficaz para prevenir esta enfermedad infecciosa respiratoria causada por un virus. Aunque existen diferentes formas de fabricar esta vacuna, “las comercializadas en España están hechas en huevo de gallina, salvo una que se cultiva en células“, tal y como explican desde el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP). 

Hay diferentes tipos de vacunas diseñadas para enseñar al sistema inmunológico como defenderse de virus, bacterias u otros microorganismos. Las administradas contra el virus de la gripe son inactivadas, por lo que no contienen virus vivos.

En este sentido, “contienen tres o cuatro tipos de virus de la gripe (dos de tipo A y uno o dos de tipo B) que se seleccionan en función de la probabilidad de circular en cada temporada epidémica“, subrayan en el Ministerio de Sanidad. 

Vacunas

¿Puede tener efectos secundarios?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las vacunas son seguras y eficaces ya que “se vienen utilizando desde hace más de 60 años”. Los efectos secundarios que puede provocar son los habituales que se pueden manifestar tras la administración de otro tipo de vacunas inyectables. 

Así, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) los efectos secundarios más comunes son los siguientes:

  • Dolor, enrojecimiento o inflamación en la zona donde se administra la vacuna.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre.
  • Náuseas.
  • Dolores musculares.

Las reacciones más adversas como con cualquier vacuna son poco comunes pero hay que prestar atención a afecciones como “fiebre alta, cambios en el comportamiento o signos de una reacción alérgica grave”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook