¿Puede ayudarnos el móvil a mejorar nuestro bienestar?


Hace tiempo que nuestro móvil dejó de ser solamente un medio de comunicación. La proliferación de apps de todo tipo abrieron un abanico de posibilidades que permiten acceder a servicios y actividades que antes parecían impensables en el mundo virtual. Entre ellas, unas de las que más popularidad han alcanzado en el último tiempo son las que prometen el bienestar al alcance de un par de clics.

“El aumento del estilo de vida ‘todo en uno’ en nuestros dispositivos móviles, donde utilizamos nuestros teléfonos para pagar nuestras facturas, hacer compras e incluso tener citas, ha coincidido con un consumidor más consciente de su salud. La gente se preocupa más por el bienestar y crece la demanda de recursos tecnológicos que ayuden a fomentarlo. Esto sumado a un período de estrés en el mundo, hace que estas apps se hagan aún más populares”, explica Simon Alex Bérubé, el cofundador y CEO de Relax Melodies, una app diseñada para ayudar a dormir bien a través de sonidos relajantes, cuentos y meditaciones desarrollada por Ipnos Software que asegura contar con 50 millones de usuarios en el mundo.

Las alteraciones del sueño son uno de los motivos más comunes de malestar 

Getty

En un año atravesado por una crisis sanitaria sin precedentes, las soluciones tecnológicas no sólo han ofrecido alternativas para acercarnos a las actividades afectadas por las restricciones de movilidad y aforo, sino también como recursos para sobrellevar la ansiedad y el estrés que supuso. “Con todo lo que está pasando en el mundo, la gente está a la caza de herramientas para aliviar el estrés y mejorar el sueño”, explica Simon Alex Bérubé.

Con todo lo que está pasando en el mundo, la gente busca herramientas para aliviar el estrés y mejorar el sueño”



Simon Alex BérubéCofundador de Relax Melodies

Para Eulàlia Hernández Encuentra, Profesora de Psicología y Ciencias de la Educación y experta en la promoción de la salud mediante las TIC, el boom de este tipo de apps tiene que ver “por un lado, con la denominada tiranía de la inmediatez, la tiranía de la salud y la tiranía del bienestar y, por otro, con un desarrollo tecnológico que nos pone al alcance de la mano cualquier cosa que queramos”. En este sentido, indica que “Nunca va a ser suficiente, siempre podremos (y querremos) estar mejor, y parece que todo esté a un clic de conseguirlo. Motivación, percepción de necesidad y facilidad. Con esto sólo falta un mínimo estímulo para que nos dirijamos a las apps de bienestar”.

El inmenso ecosistema de aplicaciones incluyen desde aquellas centradas en la promoción de hábitos saludables para el cuerpo, como nutrición, fitness, y yoga, hasta otras más abocadas a la salud mental a través de psicología, mindfulness, técnicas de respiración y meditación, entre otras. La tendencia es clara. La oferta es cada vez más amplia y cada vez son más los usuarios que eligen probar este tipo de apps pero, ¿el bienestar es algo que podemos alcanzar a través de nuestro móvil?

Tecnología y salud

Un sector en ascenso disparado por la pandemia

Aunque la pandemia haya podido acelerar la incorporación de tecnología en diversos ámbitos, las apps de salud y bienestar ya venían en ascenso desde antes. En octubre de 2017, un informe de MarketsandMarkets estimaba que el mercado de software de salud mental alcanzaría los 2.306 millones de dólares en 2022, desde los 1.155 millones de dólares en 2017, con una tasa de crecimiento anual del 15%.
​“Cerca de 10.000 aplicaciones de salud mental llenan actualmente el mercado, con herramientas de meditación como Calm, que se están convirtiendo en compañías multimillonarias”, detalla el informe Global Wellness Summit Trends Report 2020 del Global Wellness Institute, donde se explica que este tipo de apps han aparecido para llenar “los huecos dejados por los modelos tradicionales”. Aunque también se advierte que “estas soluciones de bienestar no sustituyen a los profesionales médicos, sino que a menudo actúan como cuidados suplementarios o preventivos”.

Relajación

¿Herramienta útil o fuente de ansiedad?

Sofía (27 años) sufrió durante el año pasado un pico de depresión y ansiedad. “Empecé a tratarme con psicólogos, psiquiatras y medicación, pero durante las noches me costaba muchísimo dormir. A veces tenía ataques de pánico fuertes, otras veces simplemente no podía descansar la mente”, explica a esta periodista. Fue entonces que buscó una aplicación que pudiera ayudarla a dormir mejor y se decidió por Relax Melodies.

Allí encontró distintas opciones para inducir el sueño, desde ruidos blancos hasta meditaciones. “Escuchaba todas las noches una que me servía para enfocarme en el presente y en la respiración para poder dormir. Eso me permitía no siempre dormirme pero sí por lo menos relajarme”, recuerda y agrega: “Hoy estoy mejor gracias a la ayuda de mis médicos y de la medicación. Siento que ya no la necesito. Pero en ese momento me ayudó mucho, me dio las herramientas para aplicar ese tipo de respiración y meditación por mi cuenta”.

Relajación

Existen múltiples herramientas tecnológicas para la relajación 

Archivo

El CEO de la app Relax Melodies que probó Sofía asegura que en su diseño han participado varios especialistas del sueño. “Nuestras meditaciones y relajaciones son producidas por nuestro equipo interno, así como por profesionales de todo el mundo”, dice. En la página web de la app, aseguran que 9 de cada 10 de sus usuarios notaron una mejora en su sueño.

La especialista Eulàlia Hernández Encuentra apunta que “las apps de bienestar son útiles como pautas de higiene que permiten un estilo de vida más saludable. Eso es posible que nos permita dormir mejor o sentirnos más serenos”, aunque aclara que “no las usaría autónomamente para tratar síntomas si no es bajo prescripción”.

Las tecnologías nos pueden conducir a un uso ansioso, porque nos llegan muchos estímulos al mismo tiempo”



Mireia MuñozPsicóloga

“Está bien que podamos acceder a herramientas que nos faciliten vías de relajación y que podamos disponer de recursos con los que trabajar aspectos dentro del bienestar como el yoga o la meditación”, dice la psicóloga especializada en gestión emocional Mireia Muñoz. Sin embargo, aclara que “teniendo en cuenta que estamos en la era de la tecnología y en la que hacemos un uso a veces desmedido de los dispositivos digitales, hay que llevar un uso adecuado y regulado de los mismos. Estas apps no deberían ser un sustituto, sino un medio alternativo cuando no podemos tener otro acceso”.


Lee también

Aintzane Gastesi

Seven ballerina girls (11-13) standing on toes, rear view siete bailarinas

Para ella, es difícil pensar que podremos alcanzar un estado de tranquilidad mediante dispositivos que están diseñados para enviarnos constantemente estímulos. “Las tecnologías nos pueden conducir a un uso ansioso, porque nos llegan muchos estímulos al mismo tiempo. Mientras seguimos una clase, podemos recibir un correo electrónico o un mensaje, lo cual influye en nuestra atención y desconecta a nuestra mente de la tarea que está haciendo”.

En lo que respecta al plano virtual, la experta recomienda inclinarse más por clases online, donde pueda existir una interacción con el profesional que brinda la clase que permita resolver dudas, especialmente cuando la idea es trabajar aspectos mentales y emocionales. También insiste en la importancia de informarse correctamente de las apps antes de utilizarlas.

Meditación

Los límites del plano virtual

Aunque para algunos usuarios estas aplicaciones pueden ser una gran ayuda, para otros la virtualidad tiene límites muy evidentes. Nicolás (30) probó con la app de meditación Headspace. “Es una guía, sobre todo en las etapas tempranas. Al tenerla en el móvil funciona como un recordatorio de que tienes que meditar. Pero para mí la práctica de meditación es sentarte y enfrentarte a ti mismo. Sin ningún tipo de ayuda. Por eso creo que la app no reemplaza a la práctica, que solo consiste en sentarse y meditar. Cualquier cosa que se agregue es un atajo”, dice.

Algunas villas se preparan y se acondicionan para permitir tanto el teletrabajo como los ratos de meditación y ocio

La meditación en un requiere la práctica en soltario 

Archivo

Natalia (25), quien fue usuaria de la app de meditación Petit BamBou, coincide: “Lo veo más como una app de relajación, sirve para imaginar un lugar lindo, poner la atención en la respiración. La meditación, en cambio, es algo más profundo”. Algo parecido sintió con respecto a las apps de yoga. “Tanto a la meditación como al yoga los veo no como algo recreativo, sino como una forma de vida. Por eso me gusta que me guíen. En la app tenía a una persona haciendo las posturas pero no sabía si lo estaba haciendo bien. Falta esa chispa humana, ese trato de persona a persona. Si bien para un confinamiento viene bien, siento que pierde la magia de lo presencial. Por eso nunca más lo seguí”.

“Estar en contacto visual, físico, emocional y energético nunca va a ser lo mismo que una aplicación en la que te habla una máquina”, opina Vanesa Bitto, profesora de yoga y una de las fundadoras de Artemisa, un espacio que ofrece clases de pilates, yoga, meditación y terapias alternativas en Poblenou (Barcelona), y agrega: “Creo que estas apps son más bien una puerta de entrada para asomarte y ver qué hay allí. También pueden servir como recurso en una situación como la que vivimos con la pandemia”.

Creo que estas apps son más bien una puerta de entrada, y también sirven  como recurso en una situación como la que vivimos con la pandemia”



Vanesa BittoProfesora de yoga en Artemisa

Apenas entrar en Artemisa se respira incienso. El bullicio de la calle queda fuera al cerrar la puerta. En el interior, las luces son tenues y cálidas. Por lo bajo suena una música tranquila, casi imperceptible. “Un incienso, una vela, son todas cosas que evocan a la tranquilidad, que te sitúan y te ambientan”, explica Bitto.

Para ella la ambientación es un elemento fundamental de la actividad presencial, pero no el único. “En las prácticas de yoga es importante que alguien te pueda dar un feedback. Quizás no has entendido una parte o quizás no estés segura de estar alineada, porque es difícil verse a una misma. Necesitas de alguien que pueda verte y corregirte. Mucha gente se sobreesfuerza y termina con lesiones”, explica la profesora.


Lee también

Diana Arrastia

artiles

“Empecé a usar la app de yoga Down Dog durante el confinamiento. Lo positivo es que puedes usarla cuando quieras sin ningún compromiso, eres muy libre de hacer el tiempo que quieras con la intensidad que quieras. Las clases son muy buenas y puedes diseñar tu propia clase según tus capacidades”, dice Victoria (31), aunque aclara que para ella “falta ese contacto humano que es muy importante, especialmente en una clase de yoga, donde uno se tiene que exigir sin lastimarse. Una profesora te ayuda a encontrar ese equilibrio, por eso siempre creo que la práctica en persona es mejor”.

Yoga

Clases a medida

La comodidad de elegir dónde, cómo y cuándo, no sólo en momentos de cuarentena, sino incluso durante sus viajes, es lo que más le convenció de la app de yoga Down Dog a Victoria. Más que como un sustituto, lo considera como un complemento para sus clases presenciales. “Es una buena alternativa para no tener que dejar de hacer yoga cuando te cambia la rutina por cualquier motivo”, asegura.

foto XAVIER CERVERA 11/04/2019 Empresas que fomentan la práctica del deporte entre sus empleados. Hemos contactado con Desigual, al final de la Barceloneta, junto al hotel vela. sus trabajadores practican deporte -con monitores- de 7.30 a 8.30am ,despues se duchan y entran la jornada laboral a las 9am. retratados dos grupos, uno en la azotea realizando yoga, meditacion, estiramientos,... (con mar mediterraneo ,torres vila olimpica, playa,...d fondo) y otras practicando jogging, footing, corriendo, skipping, caminando entre rocas, etc

Clase de yoga frente al mar en Barcelona 

Xavier Cervera

Cecilia (30) descubrió esta misma app de yoga a través de una influencer. “Hace mucho tiempo iba a clases de yoga y talleres de meditación. Tuve que dejarlas, pero cuando me enteré de este mundo de las aplicaciones me encantó”, explica. Para ella, la personalización es la clave: “Podemos customizarlo todo, ya sea en base a si quieres hacerlo en silla, suelo, banqueta, o en la mat. También según el tiempo que tengas. Eso me resulta muy práctico y amigable” dice. Y agrega que “está el imaginario de que tienes que ser una yogui para experimentar estas prácticas y esta app demuestra que no, que en verdad hay muchas formas de hacerlo. Yo siempre hago el nivel más básico y me resulta muy cómodo”.

 “Estas apps tienen como elemento persuasivo básico la personalización”, apunta Eulàlia Hernández Encuentra, y agrega: “Es tu app, es tu salud, es tu bienestar, es tu estilo de vida, cosa que encaja a la perfección en un paradigma centrado en la persona”. Simon Alex Bérubé, cofundador y CEO de Relax Melodies, indica que esta adaptabilidad al usuario es uno de los elementos clave de su popularidad. “Priorizar la funcionalidad y escuchar los comentarios de los usuarios ha sido una de las bases de nuestro éxito”, asegura.

El objetivo es que el bienestar llegue a todos, sea de la manera que sea”



Tania ZamoranoProfesora de yoga

Tania Zamorano es profesora de yoga, brinda clases en Mallorca y es también la voz detrás de las clases en español de la app Down Dog, que también está disponible en otros nueve idiomas. “Creo que la aplicación es perfecta porque se amolda a ti. Da muchísimas opciones, puedes elegir la duración de la clase, el nivel y el ritmo al que va, la cantidad de indicaciones que quieres, la parte del cuerpo en la que te quieres enfocar y hasta tu propia música. Se ajusta a tu medida”, dice a esta periodista. La profesora asegura que “las indicaciones están muy bien diseñadas, son muy visuales, intuitivas y fáciles de seguir. Tienen muy en cuenta la alineación. Como lo traduzco, lo sé perfectamente de primera mano”.


Lee también

Sylvia Martí

yoga facial magazine

Para ella, estas apps pueden ser tanto un buen complemento como una alternativa. “Hay mucha gente que a lo mejor no tiene el dinero o tiempo para ir a un estudio. Creo que al final tanto si vas a un estudio como si utilizas una app lo importante es que la gente practique yoga y que les haga bien. El objetivo es que el bienestar llegue a todos, sea de la manera que sea”, dice Zamorano.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook