“Nunca he trabajado para Rusia”. El presidente niega a “los canallas” del FBI que le acusan de espía ruso


“Nunca he trabajado para Rusia”, ha afirmado este lunes en la Casa Blanca el presidente, Donald Trump, para tratar de refutar así a los “canallas” y “policías corruptos” que presuntamente intentaron investigar en 2017 sus supuestos lazos con el espionaje ruso en contra de  los intereses estadounidenses, según desveló el viernes el diario The New York Times.

Trump se había negado hasta ahora a desmentir directamente estas acusaciones, lo que, junto a sus intentos de ocultar los contenidos de su reunión con el presidente ruso, Vladímir Putin, había causado inquietud en el Congreso, según el citado diario.

Trump despidió al director del FBI, James Comey, en mayo de 2017, cuando estaba al cargo de una investigación sobre los supuestos lazos del equipo de campaña presidencial con el Gobierno ruso. Eso provocó que el Departamento de Justicia nombrara a un fiscal especial para dirigir estas pesquisas, a las que se sumaron otras para determinar si el despido de Comey había supuesto obstrucción a la justicia. Los resultados de estas investigaciones podrían conocerse en las próximas semanas.

Sin embargo, el despido de Comey provocó también tal preocupación en el FBI que se decidió iniciar una investigación secreta sobre los supuestos lazos de Trump con el espionaje ruso, según desveló el diario. Se trataba de averiguar si el presidente suponía una amenaza para la seguridad nacional, tanto por colaborar a sabiendas con Putin como por ser manipulado por éste sin su conocimiento.

“Creo que es la cosa más insultante que se me ha preguntado nunca”, replicó Trump este fin de semana a una periodista de la cadena Fox que trató de preguntarle sobre este asunto. “Creo que el artículo más insultante que se me ha escrito nunca, y si lo lees verá que no encontraron absolutamente nada”, añadió. “Si preguntas a la gente en Rusia, he sido más duro con Rusia que nadie, que cualquier otro… probablemente cualquier otro presidente, punto, pero seguro que los últimos tres o cuatro presidentes”, concluyó.

Sin embargo, Trump no desmintió directamente haber trabajado como agente al servicio de Rusia, lo que fue interpretado como un error dentro de la Casa Blanca, según la agencia de noticias The Associated Press.  Eso, unido a las reticencias del presidente a compartir los contenido de su reunión con Putin ha reforzado los intentos del Partido Demócrata por abrir una investigación en la Cámara de Representantes.

Precisamente este lunes, el candidato de Trump a fiscal general, William Barr, ha indicado senadores que deben refrendarle para el puesto que la investigación del Departamento de Justicia debe concluir, “es de vital importancia”, ha indicado, para “los intereses de todo el mundo, el presidente, el Congreso, y, sobre todo, el pueblo estadounidense”.

 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook