Nacer por cesárea merma la microbiota y la salud respiratoria del bebé


La forma en la que nacemos determina en gran medida nuestra salud futura. Un estudio de 2016 ya hacía referencia a que venir al mundo mediante cesárea aumentaba el riesgo de tener asma, ahora un nuevo trabajo ha dado un paso más allá, asegurando que este tipo de parto puede alterar la microbiota intestinal del bebé y le hace más proclive a las enfermedades respiratorias.

La investigación, que se ha presentado en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas (ECCMID), celebrado en los Países Bajos, analizó la microbiota intestinal de 120 bebés, 74 de ellos nacidos por vía vaginal y 46 nacidos por cesárea, durante su primer año de vida mediante 10 muestras de sus heces.

Los resultados dejaron ver que los bebés que habían nacido mediante una intervención quirúrgica tenían la flora intestinal no del todo desarrollada, lo que les hacía ser más susceptibles a presentar problemas respiratorios en el primer año de vida, y más cantidad de bacterias potencialmente dañinas.

La microbiota de los bebés nacidos por cesárea es más débil y tarda más en desarrollar bacterias beneficiosas para la digestión

Según explican los autores de la investigación, el parto vaginal hace que el bebé tenga contacto directo con las bacterias beneficiosas de la madre, lo que le ayuda a adquirirlas y multiplicarlas, sin embargo, en las cesáreas esto no ocurre, lo que provoca que la microbiota de estos bebés sea más débil y retrasos en el desarrollo de la Bifidobacterium, unas bacterias beneficiosas para la correcta digestión.

Conocer el riesgo de sobrepeso gracias a la microbiota

Otro estudio publicado en el mismo congreso apoya estas ideas, exponiendo que las primeras heces de los bebés (el meconio) podrían ayudar a predecir si el bebé tendrá sobrepeso a los tres años. El trabajo analizó a 212 niños a los que les tomaron muestras del meconio y se les hizo un seguimiento hasta su tercer cumpleaños.

Los autores observaron que los pequeños que presentaron sobrepeso a los tres años tuvieron más Bacteroidetes –bacterias negativas– y menos cantidad de Proteobacterias, un 19% frente a un 35% en comparación con los niños con un peso saludable. Además, descubrieron que los niveles altos de estafilococos en las primeras heces estaban asociados inversamente con el tamaño del cuerpo al cumplir un año y con la altura al cumplir los dos.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook