Muchos pacientes post COVID-19 se enfrentan a daño multisistémico


Las investigaciones sobre la incidencia de la COVID-19 y qué sucede tras de la infección con el manejo de los pacientes, muestran que en muchos casos las afecciones posteriores pueden ser más dañinas que la enfermedad.

Versión impresa

Irán Martín, Coordinador regional docente de Panamá Este y médico familiar, indicó durante una capacitación de manejo ambulatorio para pacientes recuperados de COVID-19 en la CSS, que el paciente con este virus tiene una afección multisistémica y multiorgánica que puede afectar no solo el pulmón, sino la parte cardiovascular, cardíaca, el riñón, el hígado y el sistema neurológico.

“Por el hecho de que el virus se une a unos receptores del cuerpo denominados ECAII, que se encuentran en muchos de nuestros órganos, la afectación va a ser multisistémica atacando mucho más allá del pulmón, y los síntomas que originalmente eran fiebre, tos y dificultad respiratoria se ampliaron a diarrea, malestar general, fatiga, síntomas de tipo resfriado y anosmia.

Algunos pacientes llegan con otros síntomas como inflamación cardiovascular, manifestaciones de inflamación cardiaca, miocarditis, insuficiencia cardiaca aguda, pueden tener infartos, en tanto que pacientes con hipertensión y diabetes que pueden empeorar la condición y afectarlos en realización de sus actividades físicas diarias.

En la literatura se describe la COVID-19 post agudo al estado del paciente luego del inicio de los síntomas, cuando tiene las tres semanas del padecimiento y al habérsele hecho el diagnostico, la persona entra en una fase de paciente post agudo. En esta fase se empiezan a evaluar las complicaciones y los síntomas persistentes.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

“Actualmente no es ningún secreto para los médicos que los pacientes Post COVID-19 se quejan de síntomas nuevos que para el personal de salud, son difíciles de valorar como: sensación de quemazón en las articulaciones, o quemazón en el pecho y es difícil ese tipo de evaluación porque no sabemos de qué manera este virus afecta a los nervios periféricos para hacer un síntoma de este tipo”, dijo.

Precisó el médico que otros de los síntomas, son dolor torácico que tampoco es cardiaco o pulmonar, tener afección del hígado o tener afección en todos los órganos del cuerpo.

“Hoy más que nunca el estilo de vida saludable pasa a ser tan preponderante, para poder recuperar el paciente, así lo dicen los estudios actuales: ver con el estado físico, una alimentación sana, que el paciente pueda recibir atención, ser evaluado y darle seguimiento a sus enfermedades”, destacó Martín, médico familiar.

Los diferentes síndromes se irán atacando principalmente con medicamentos dependiendo de los síntomas que presente cada paciente, además de la atención de salud mental y espiritual.

Entre las recomendaciones el médico sugiere llevar una dieta antinflamatoria libre de procesados y ultra procesados, tener una alimentación rica en frutas y vegetales, en proteínas magras, proteínas vegetales y grasas saludables va a tener un impacto positivo en el paciente post COVID.

Dormir adecuadamente.

Posteriormente a las 12 semanas si el paciente persiste con síntomas, tiene complicaciones o algún hallazgo físico, ya sea de laboratorio o en su condición general luego de la infección por coronavirus, se habla de COVID-19 crónico.

VEA TAMBIÉN: Educadores piden suspender clases en áreas afectadas por Eta

Es necesario saber dónde estuvo el paciente para poder ver qué síntomas va a desarrollar, ya que no se maneja igual un paciente que estuvo en una unidad de cuidados intensivos (UCI), que a uno que estuvo en su casa, ya que hay que brindarle una atención integral en la Clínica Post COVID, dependiendo de los síntomas que presente.

Al atender a pacientes post COVID-19, se deben seguir con los 6 puntos del estilo de vida saludable en el manejo de un paciente sintomático y el seguimiento de sus enfermedades crónicas.

 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock