Michael J. Fox anuncia su retirada definitiva por el deterioro de su salud


Fue una de las grandes estrellas del cine de los 80. En 1998 reveló que sufría párkinson desde hacía algunos años. Ahora, Michael J. Fox anuncia su retirada definitiva de los escenarios debido al imparable deterioro de su salud.

La estrella de la trilogía Regreso al futuro lo explicó mientras promocionaba su autobiografía.

“Hay un tiempo para todo, y mi tiempo de trabajar 12 horas al día y memorizar siete páginas de guion han quedado en el pasado. Al menos por ahora entro en un segundo retiro. Esto podría cambiar, porque todo cambia, pero si esto es el final de mi carrera, que así sea“, dijo el actor, nacido en Canadá hace 59 años, en unas declaraciones realizadas a la revista People.

Además, reveló en una entrevista anterior en el mismo medio sus problemas para memorizar textos: “Mi memoria a corto plazo está destruida. Siempre tuve una gran facilidad para las frases y la memorización. Y tuve algunas situaciones extremas porque en el último par de trabajos que hice, interpreté papeles con muchas palabras y tuve problemas con ambos“.

Otro medio, Los Angeles Times, revelaba hace poco que el actor sufre también síntomas de demencia. Según el rotativo californiano, Michael J. Fox tiene pérdidas de memoria y alucinaciones. Ha llegado a confundir a sus hijas gemelas y puede pasar horas buscando las llaves del coche pese a que ya no conduce. Además, hace dos años se le extirpó un tumor benigno en la columna vertebral. Tampoco puede desarrollar sus dos grandes aficiones, el dibujo y la guitarra, por lo que en los últimos tiempos se ha dedicado a la escritura.

Esta semana, Fox volvió a los titulares al contar una divertida anécdota ocurrida en el estreno de Regreso al futuro en Londres, en 1985, cuando el actor estuvo sentado junto a la princesa Diana de Gales. 

“La película empezó y de repente me entraron ganas de hacer pipí“, explicó el intérprete. “Así que durante el resto de la película estuve allí sentado, muriéndome. No podía decirle nada y no podía irme porque no podía darle la espalda”, rememoraba el actor sobre el protocolo con la Familia Real inglesa.

Fue una agonía. Podría haber sido la mejor noche de mi vida, pero fue solo una pesadilla. Una pesadilla del pis”, decía divertido el intérprete, que recuerda que a Lady Di la película le gustó: “Pareció reír un par de veces”, dijo. 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook