México ignoró alerta de Suiza sobre Lozoya


Desde 2012 un banco privado de Suiza inició una investigación por movimientos millonarios inusuales en una cuenta vinculada a Emilio Lozoya y su hermana Gilda, indagatoria que cinco años después fue informada al gobierno de Enrique Peña Nieto sin consecuencias.

Los movimientos por los que Latin America Asia Latin Bank levantó un reporte de operación sospechosa ocurrieron entre junio y noviembre de 2012 en una cuenta de la empresa Tochos Holding Limited, cuya titular era Gilda Lozoya Austin.

Así lo describió la Fiscalía General de la República (FGR) durante la audiencia inicial del caso Agro Nitrogenados en la que un juez federal vinculó a proceso a Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), por operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Según los datos de la FGR durante la investigación iniciada por el caso Odebrecht, en el que Emilio Lozoya fue señalado por exdirectivos de la constructora brasileña de pedir dinero para financiar campañas electorales del PRI, las autoridades mexicanas comenzaron a rastrear las finanzas del exdirector de Pemex.

También lee: AMLO: Lozoya dará lista de legisladores que recibieron sobornos por avalar reforma energética

Al seguir la ruta del dinero, las líneas de investigación llevaron a las transferencias de Lozoya Austin en Suiza, nación a la que México solicitó información sobre el exfuncionario federal.

Fue así como Suiza informó a México que desde 2012 inició su investigación debido a que Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos de México, S.A., transfirió 3 millones de dólares desde una cuenta en Monclova, Coahuila, a una de Tochos Holding Limited en Ginebra, Suiza, y en la cual, desde el 1 de julio de 2003 hasta el 28 de febrero de 2012, Emilio Lozoya aparecía como titular, aunque posteriormente la beneficiaria fue Gilda Susana Lozoya Austin.

“Dicha entidad mercantil recibió recursos de Latin America Asia Latin Bank, banco privado en Suiza; en ese momento la beneficiaria fue Gilda L.; sin embargo, llamó la atención que en ese momento ella era estudiante, por lo que no era apta para ser la representante de esa cuenta por los recursos que se manejaban, pero en lugar de suspender la relación el banco comenzó una investigación exhaustiva”, señalaron los fiscales.

Sin embargo, no fue sino hasta diciembre de 2018 cuando la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) obtuvo toda la información bancaria que necesitaba y presentó una denuncia formal ante la entonces Procuraduría General de la República contra Emilio y Gilda Lozoya, y Alonso Ancira.

También lee: Lozoya estará dos o tres días más en el hospital: abogado

En la diligencia los fiscales dijeron que Ancira realizó cinco transferencias a la cuenta de Tochos Holding por 500 mil dólares, un millón de dólares, un millón de dólares, 100 mil dólares y 800 mil dólares.

Además de levantar el reporte de operación sospechosa, el banco notificó tanto a Emilio como a Gilda Lozoya que esa cuenta estaba siendo investigada. Por ello, Gilda utilizó la cuenta de Tochos Holding para transferir 34 millones 234 mil pesos para adquirir la casa de Lomas de Bezares en Polanco, en la Ciudad de México, que quedó a nombre de Emilio Lozoya.

“Llamó la atención que una empresa adquiriera un bien inmueble, dado que no tenía sentido de inversión y no representaba una ganancia para la entidad mercantil, ya que el que sería titular del bien inmueble era una persona que no tiene nada que ver con la entidad jurídica mercantil [Emilio Lozoya]”, refirieron.

“Resulta notorio que los recursos adquiridos no provienen de relaciones comerciales, sino de actos de corrupción con base en una estratagema de triangulación de recursos tanto a nivel nacional como internacional”, agregaron.

Acuerdo

La FGR acusó que Emilio Lozoya y Alonso Ancira acordaron que cuando el primero fuera designado director de Pemex por la administración de Peña Nieto, quien acababa de ganar la elección de 2012, apoyaría al empresario para que la petrolera le comprara su planta de Agro Nitrogenados a un precio superior al de su valor real. De dicha operación, el dueño de Altos Hornos obtendría un beneficio económico y a cambio de ese “favor” Ancira realizó las transferencias millonarias a la cuenta de Tochos Holding.

También lee: Los videos en que Meneses destapó los sobornos entre Lozoya y Odebrecht

Con el dinero obtenido de Ancira, el exdirector de Pemex, a través de su hermana, adquirió una casa en Polanco que era propiedad de María del Carmen Ampudia Cárdenas.

En la audiencia, los fiscales adelantaron que investigarán las cuentas de Ampudia Cárdenas y que solicitarán asistencia internacional para conseguir los documentos de apertura de cuentas de Lozoya en las Islas Vírgenes.

“Se requieren mayores datos de prueba con asistencia internacional para conseguir los documentos de apertura de cuentas en las Islas Vírgenes y de María del Carmen Ampudia, datos del SAT, estados de cuenta de ella, así como de la empresa Altos Hornos de México, y solicitar a la UIF la información financiera de Tochos Holding”, precisaron los fiscales.

En sus datos de prueba, la FGR calculó que la compra irregular de la planta de Agro Nitrogenados causó un daño patrimonial de 8 mil 96 millones de pesos a Pemex, divididos en 150 millones 862 mil 374.10 dólares en la compra, 578 millones de pesos para capitalizar Agroindustrias y 4 mil 204 millones de pesos para solventar la obsolescencia del inmueble y sus máquinas.

Agregaron que la deuda adquirida por Pemex para cubrir todos estos gastos continúa aumentando.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook