¿Los pacientes que usan warfarina pueden comer alimentos con vitamina K?


Publicado 12/06/2019 8:08:40CET

MADRID, 12 Jun. (EUROPA PRESS) –

En contra de las recomendaciones habituales hasta ahora, aumentar la ingesta de vitamina K ayuda a estabilizar la anticoagulación a los pacientes que usan warfarina, un medicamento anticoagulante, y no al revés como se pensaba.

A muchos de los pacientes con anicuagulantes se les recomienda que limiten los alimentos ricos en vitamina K, como los vegetales verdes por este motivo. Sin embargo, los resultados de un nuevo ensayo clínico ponen en duda este consejo y sugieren que los pacientes que reciben warfarina realmente se benefician con el aumento de su ingesta de vitamina K, siempre y cuando mantengan sus niveles de ingesta constantes.

La warfarina se usa ampliamente para prevenir la formación de coágulos de sangre que causan ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. La dosis del medicamento debe calibrarse cuidadosamente para equilibrar el riesgo de coágulos frente al riesgo de sangrado no controlado. Debido a que la warfarina contrarresta la actividad de la vitamina K en la sangre, los grandes cambios en la ingesta de vitamina K pueden interrumpir este equilibrio.

Así, la recomendación actual de mantener la ingesta diaria de vitamina K a menudo se traduce en pacientes que limitan la ingesta de vitamina K pero, según el nuevo ensayo, se recomendaría a los pacientes que aumenten la cantidad de vitamina K en su dieta.

“Creo que todos los pacientes tratados con warfarina se beneficiarían si aumentaran su ingesta diaria de vitamina K –asegura la autora principal del estudio, Guylaine Ferland, profesora de nutrición de la Université de Montreal y científica del Centro de Investigación del Instituto del Corazón de Montreal–. Dicho esto, dada la interacción directa entre la vitamina K en la dieta y la acción del medicamento, es importante que la ingesta diaria de vitamina K más alta sea lo más constante posible”.

“Nuestra esperanza es que los profesionales de la salud dejen de recomendar a los pacientes tratados con warfarina que eviten las verduras”, señala Ferland, quien ha presentado su investigación Nutrition 2019, la reunión anual de la American Society for Nutrition, donde ha explicado que comer muchas verduras y otros alimentos nutritivos ricos en vitamina K puede ayudar a estabilizar la terapia anticoagulante y ofrece muchos otros beneficios para la salud.

El estudio es el primer ensayo controlado aleatorio para evaluar cómo responden los pacientes con warfarina a una intervención dietética dirigida a aumentar sistemáticamente la ingesta de vitamina K. Los investigadores reclutaron a 46 pacientes con antecedentes de inestabilidad de anticoagulación. Después de seis meses, el 50 por ciento de los aconsejados para aumentar su ingesta de vitamina K mantenían niveles estables de anticoagulación, en comparación con solo el 20 por ciento de los que recibieron asesoramiento nutricional general, una mejora significativa.

Los resultados sugieren que los pacientes que toman warfarina se beneficiarían del consumo de alimentos que brinden un mínimo de 90 microgramos de vitamina K por día para las mujeres y 120 microgramos por día para los hombres, concluye Ferland.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook