Los microbiólogos alertan de que las pruebas rápidas de coronavirus tienen una sensibilidad inferior al 30%


La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) ha elaborado una primera evaluación sobre la eficacia de los test rápidos comprados en China para detectar el Covid-19. Su conclusión es preocupante: “La sensibilidad es inferior al 30%”, recoge el documento publicado este miércoles.

Las principales ventajas de los test rápidos, según explica el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), son que se pueden realizar en el domicilio del enfermo y que sus resultados se obtienen en 10 o 15 minutos, frente a las varias horas y la necesidad de personal entrenado que requiere la realización de la técnica PCR. 

Estos test rápidos detectan anticuerpos producidos frente al virus utilizando una muestra de sangre o proteínas del virus presentes en las muestras respiratorias de exudado nasofaríngeo.

“Se basan en una inmunocromatografía en papel, es decir, una plataforma que tiene ‘pegadas’ las proteínas del virus para detectar anticuerpos o anticuerpos específicos para detectar las proteínas del virus. Su funcionamiento es similar al de los test de embarazo”, matiza la investigadora del Área de Virología del ISCIII, Inmaculada Casas.

Otra de las desventajas que señala el informe del SEIMC es que estas pruebas rápidas es que “difícil procesar muchas muestras en un corto periodo de tiempo”. 

El documento elaborado por la sociedad científica que agrupa los microbiólogos en España añade que estas pruebas “indican una sensibilidad inferior al 30% y

una especifidad del 100% en poblaciones que acuden a las urgencias de los hospitales en las que el porcentaje de positividad de la PCR (las otras pruebas realizadas hasta ahora) es del 84%. Estos resultados impedirían su introducción en rutina“. No obstante, añaden, “existen formatos que requieren lectura fluorescente y que están pendientes de ser evaluados“.

Los microbiólogos concluyen que estas pruebas podrían arrojar como resultado falsos negtivos. En estos casos, se requeriría la realización de las pruebas PCR de forma complementaria. “Se debería hacer PCR si la detección de antígeno (el método de los test rápidos) fuese negativa y existe una alta sospecha de Covid-19. Actualmente la PCR sigue siendo la prueba de elección para el procesamiento de un elevado número de muestras”, sostienen en el informe.

Los PCR siguen siendo la prueba “de referencia”

Por ello, la SEIMC ha trasladado al Ministerio de Sanidad que “la detección de la presencia de ácidos nucleicos del SARS-CoV-2 en la muestra del paciente por

reacción en cadena de la polimerasa (PCR) es la técnica más útil para el diagnóstico de este proceso y por tanto debe ser considerada el procedimiento de elección y de referencia”.

En la técnica PCR (siglas en inglés de “reacción en cadena de la polimerasa”), que se utiliza de forma frecuente desde hace años para diagnosticar enfermedades infecciosas, se puede detectar un fragmento del material genético del virus, en concreto de su ARN. 

En esta prueba se localiza y amplifica un fragmento del ARN del virus, tiene alta especificidad y sensibilidad y permite detectar la infección incluso en sus primeras fases, pero requiere de personal entrenado para su utilización, dada su complejidad, y el resultado no se obtiene hasta horas después de su realización.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook