Los argumentos de Trump para defender el “fraude” y cuáles son los estados en los que pone el foco


Donald Trump, si pierde, no asumirá su derrota. Y se ve perdedor. Por eso el arma que le queda en el bolsillo es el de la impugnación. Los estados en los que los medios no han proyectado ganadores son Nevada, Arizona, Carolina del Norte, Pensilvania y Georgia. Hasta el momento, Biden lidera en Nevada y en Arizona, mientras que el presidente estadounidense lo hace en los otros tres. Pero con esas previsiones a Trump no le sirve para seguir siendo presidente.

En ese contexto, el equipo de Trump que ha presentado demandas intentando parar el conteo por presuntas irregularidades en Pensilvania, Michigan y Georgia. Además, ha solicitado que se vuelva a contar Wisconsin, donde Biden también se impuso ya en la noche del miércoles. Michigan, por otra parte, también apunta casi con total seguridad hacia el demócrata.

Estados en los que Trump quiere impugnar.
Carlos Gámez

Según las últimas proyecciones Biden cuenta con 253 votos electorales de los 270 necesarios, Trump suma 214. Al demócrata, de esta forma, le vale con que se cumpla alguna de estas fórmulas. Con una victoria en Pensilvania, que reparte 20 votos electorales, el candidato demócrata conseguiría la presidencia. Lo mismo ocurriría con cualquier combinación que incluyera dos de los otros estados en disputa: Arizona (11 votos), Nevada (6 votos), Georgia (16 votos) y Carolina del Norte (15 votos). Lo más sencillo, sumando los que ya tiene, es que se dé la victoria en Arizona y en Nevada. Así, Biden se sentaría en el Despacho Oval.

Muchas fuentes apuntan ya a que la vía del Supremo por la que parece que va a optar Trump en caso de perder no convence para nada a algunos gobernadores republicanos. No cuenta con el respaldo del partido y ya ha abierto la opción incluso de presentarse en 2024. La ley le permitiría hacerlo. Por otro lado, desde la campaña de Biden son optimistas respecto a ganar Georgia y Pensilvania, lo que daría una victoria holgada al candidato demócrata sin tener que esperar el resultado de los otros estados en disputa.

Por el momento, el juez estatal de Michigan ha desestimado la demanda de Trump para paralizar el recuento de los votos en este territorio en su afán por permanecer en la Casa Blanca. También en Georgia un juez ha rechazado la solicitud de la campaña del actual presidente estadounidense para desafiar el escrutinio en esta región clave, tradicionalmente republicana, pero donde las cifras están muy ajustadas.

Ya en la calle, un grupo de simpatizantes del propio Donald Trump ha rodeado este miércoles un centro de recuento de votos en el condado de Maricopa, en el estado de Arizona, al grito de “¡contad los votos!”. A eso apela el presidente para no tener que abandonar la Casa Blanca.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook