Liberaron a candidato a la presidencia de Túnez a cuatro días de las elecciones



El candidato presidencial de Túnez, Nabil Karoui, saluda a sus partidarios después de ser liberado de la prisión de Mornaguia, cerca de la capital. Foto por ANIS MILI / AFP

 

El candidato a la presidencia de Túnez Nabil Karoui salió de la cárcel el miércoles, a cuatro días de la segunda vuelta electoral y en un momento en que los resultados oficiales confirman una victoria de los islamistas en las legislativas.

Vestido de negro, Karoui salió de la cárcel de la Mornaguia, a 20 km de Túnez, rodeado de numerosos miembros de las fuerzas de seguridad, y fue recibido como un héroe por sus partidarios antes de abandonar el lugar en coche sin hacer declaraciones.

“Es una noticia maravillosa, fue muy duro sin él”, declaró uno de los dirigentes de su partido, Oussama Khelifi.

Karoui, empresario y fundador del partido Qalb Tounes, fue encarcelado el 23 de agosto, diez días antes del inicio de la campaña electoral para la primera vuelta de las presidenciales, acusado de fraude fiscal y lavado de dinero.

El candidato acusa al régimen de una operación política para sacarlo de la carrera presidencial.

El Tribunal de Casación que ordenó su liberación este miércoles mantiene los cargos. “La investigación continúa, pero queda libre” indicó uno de sus abogados, Nazih Souei.

Karoui obtuvo en la primera vuelta el 15,58% de los votos, detrás del jurista Kais Saied, con 18,4%.

Durante los dos días que restan de campaña, fue invitado a participar en un debate televisivo inédito con su adversario, la noche del viernes.

El anuncio del inminente lanzamiento de Karoui es el último giro en una elección extraña dominada por advenedizos políticos en el país cuya revolución de 2011 provocó los levantamientos regionales de la Primavera Árabe. (Foto por ANIS MILI / AFP)

– División parlamentaria –

La liberación del político eclipsó la confirmación oficial de que el partido de inspiración islamista Ennahdha quedó en primera posición en las elecciones legislativas celebradas el pasado domingo, con 52 de los 217 escaños, por delante del Qalb Tounes, la formación de Karoui, con 38 bancadas.

El jefe de Ennahdha, Rached Ghannouchi, que se presentaba por primera vez a una elección, fue elegido diputado en Túnez, anunció el miércoles la instancia a cargo de las elecciones.

Ennahdha estará así encargado de formar gobierno, una tarea complicada debido a la división del Parlamento tunecino.

Aunque sigue siendo la primera formación del hemiciclo, Ennahda está lejos de los 89 escaños logrados en 2011 y de los 68 de la Asamblea saliente. A diferencia de lo ocurrido en 2014, la fragmentación política dificultará que la formación encuentre un socio de peso para formar una coalición gubernamental con la que alcanzar 109 bancadas.

En tercera posición quedó el partido socialdemócrata Attayar (“Corriente demócrata”), del militante de derechos humanos Mohammed Abbou, con 22 escaños.

Lo sigue Karama, un movimiento islamo-populista fundado recientemente por un abogado conocido por haber defendido a supuestos salafistas, Seifeddine Makhlouf, con 21 escaños.

Y el partido vencedor en 2014, Nidaa Tounes, se hundió, pasando de 86 bancas a apenas tres.

Para lograr una mayoría, Ennahda deberá hacer concesiones. Las transacciones para una posible alianza con Qalb Tounes avanzan a buen ritmo, a pesar de la promesa de no aliarse con ellos.

Muchos comentaristas políticos aluden también a un gobierno de tecnócratas, tras el estrepitoso fracaso de Ennahda en su primera experiencia liderando un gobierno, entre 2011 y 2013.

AFP



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook