Las muertes por drogas alcanzaron máximos históricos en Inglaterra y Gales: piden que se declare emergencia sanitaria


El Reino Unido podría enfrentar una emergencia sanitaria nacional después de que se conociera que se registraron cifras récord de muertes por drogas en varias partes del país en el último año. 

Así, 56 personas mueren cada semana a causa del consumo sustancias ilícitas, y el año pasado hubo 4.359 muertes relacionadas con el envenenamiento por drogas en las naciones de Inglaterra y Gales, la cifra más alta desde que comenzaron los registros en 1993.

Los expertos en los tratamientos contra drogas, incluido el Colegio Real de Psiquiatras, reaccionaron con enojo ante la difusión de los datos. Acusaron al gobierno de poner en riesgo la vida de las personas al recortar la financiación de los servicios de tratamientos vitales y pidieron que declare emergencia sanitaria nacional.

Más de la mitad de las muertes, es decir, 2.208, se debió a un opiáceo como la heroína, mientras que las muertes por sustancias psicoactivas se duplicaron a 125. Hubo 637 muertes relacionadas con la cocaína, casi el doble de las registradas en 2015, cuando había 320.

El diario The Independent reveló el mes pasado que el número de servicios de rehabilitación de drogadictos y alcohólicos que viven en Inglaterra se ha reducido en un tercio en seis años, lo que suscita la preocupación de que, a medida que se reducen los presupuestos, los ayuntamientos envían a menos personas a centros de rehabilitación residenciales que salvan vidas.

La doctora Emily Finch, vicepresidenta de la facultad de adicciones del Colegio Real de Psiquiatras, dijo, citada por The Guardian: “El mayor número registrado de muertes por causas relacionadas con las drogas en Inglaterra y Gales debería servir como una llamada de atención al gobierno de sobre que su enfoque en las adicciones está poniendo en peligro la vida de las personas”

“La escasez de personal profesional cualificado y la desconexión entre los servicios de salud y los servicios para asistir las adicciones significa que los pacientes que viven no pueden ser tratados adecuadamente”, agregó.

Las cifras de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS, por sus siglas en inglés) refieren a las muertes relacionadas con drogas controladas y no controladas, así como los medicamentos recetados y de venta libre. También incluyen accidentes y suicidios relacionados con el uso de drogas, y complicaciones como trombosis venosa profunda o septicemia por el uso de drogas intravenosas.

Alrededor de dos tercios de las muertes notificadas, es decir, 2.917, se debieron al uso indebido de drogas, lo que constituye una continuación de la tendencia observada en el último decenio.

Los hombres representaron más de dos tercios de los envenenamientos por drogas, o 2,984 casos, y las mujeres 1,375.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook