La trombosis venosa profunda representa el 50% de mortalidad por efectos trombóticos


Eduardo Najar
Agencia Latina de Noticias Medicina y Salud Pública

La trombosis es una condición que debe ser diagnosticada con arduos estudios ya que se caracteriza por dejar de ser percibida lo que ocasiona fallecimiento en los pacientes

La trombosis venosa profunda es un coágulo sanguíneo que se origina en un vaso profundo en el organismo, tiene una predominancia en los miembros inferiores y en los músculos de estas extremidades, cuando existe una inflamación que es lo más común se denomina tromboflebitis. La trombosis venosa profunda puede originar otras patologías más graves como una embolia pulmonar, un infarto o un derrame cerebral.

En entrevista con la revista Medicina y Salud Pública (MSP) el doctor Jorge Martinez Trabal, médico cirujano vascular,explica de qué trata una trombosis venosa profunda, el diagnóstico de la enfermedad, cómo se detecta la condición y los tratamientos que son dirigidos hacia los pacientes que padecen la malignidad.

“Los eventos tromboembólicos se pueden dividir en eventos arteriales y venosos, la trombosis venosa profunda es letal, pues más del 50% de las muertes intrahospitalarias son secundarias a efectos tromboembólicos venosos, los otros eventos como el coronario, la piel astrea o un infarto cerebral son efectos que también tienen que ver con trombosis, sin embargo, son arteriales, cuya patología es diferente”explicó el médico.

Diagnóstico de una trombosis venosa profunda

La sintomatología que más se caracteriza por esta condición son dolores en las piernas, este dolor también se manifiesta por una  inflamación o un edema. El especialista puede identificar que existe una trombosis cuando un individuo también ha padecido de otros procedimientos o afecciones que pueden impulsar el desarrollo de un coágulo sanguíneo.

“Se diagnostican principalmente con la queja de dolor, estos dolores son asociadas a hinchazón o edemas, casi siempre están asociados a un cuadro clínico, por ejemplo cuando un paciente es sometido a un reemplazo de rodilla o una artroscopia es normal que tenga cierta cantidad de hinchazón pero en muchas ocasiones la persona cuando visita a su médico, este especialista detecta la edema la que no es usual para un paciente que se operó la rodilla y ahí está la sospecha de trombosis, el 80% de estos pacientes pasan de ser percibidos porque la molestia es leve” dijo el cirujano.

Detección

Se usan algunas herramientas para que la trombosis sea localizada con efectividad, sin embargo la mayoría de veces es tan compleja de detectar que se relaciona o se compara con otras patologías similares que presentan un rango de síntomas parecido, el principal elemento que se usa es un Wells Score, que arroja las probabilidades de desarrollar la condición.

“Lo primero que debe tener todo medio de sospecha por trombosis es un Wells Score, este sistema tiene un valor predictivo muy importante pues mide los factores de riesgo del paciente y le da una probabilidad de que en efecto o un dolor puede ser una tromboflebitis. Las puntuaciones varían según el resultado del Wells Score por ejemplo si esta herramienta arroja 1 punto la probabilidad de que sea la enfermedad es menos del 3%, es importante confirmarlo con otro tipo de patologías, ahora, si la probabilidad es  moderada a alta lo primero que se hace si el paciente no está contraindicado es darle anticoagulantes y seguir posteriormente con el estudio en el laboratorio vascular” ahondó el doctor.

Tratamiento

El uso de un anticoagulante es la manera principal por la que un paciente se puede beneficiar y disminuir aquellos síntomas que lo aquejan, no obstante, es primordial que se tenga en cuenta que la administración de este fármaco depende de la recurrencia de la enfermedad y el estado que presente el paciente.

“Dependiendo de la severidad siempre se usan anticoagulantes puede ser por 3 o 6 meses, las guías de manejo recomiendan esto cuando un paciente desarrolla la enfermedad por primera vez, dependiendo del lugar también depende la intensidad. Los factores de riesgo también se deben de tener en cuenta y mientras se remueven estas predisposiciones se debe manejar siempre con un anticoagulante. Si se presenta un segundo evento la recomendación es usar anticoagulantes de por vida” concluyó el Dr. Jorge Martinez.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook