La neurociencia enfrenta algunos de los casos más delicados en el campo de la atención de salud


Más intricado que la computadora
más complicada, el cerebro y el sistema nervioso humano permanecen envueltos en
misterio, una fuente inagotable de asombro. Cada día trae nuevos
descubrimientos en el campo de la neurociencia, ampliando nuestro entendimiento
de cómo funciona – y qué pueden hacer los médicos cuando no funciona.

Michael McDermott, M.D. se enamoró de la exquisita complejidad de la neurociencia cuando estaba estudiando medicina. Algo acerca de la singular simetría del cerebro captó su interés de una manera que ninguna otra parte del cuerpo pudo hacerlo. Casi 40 años más tarde, esa fascinación persiste. El Dr. McDermott, que hoy es un neurocirujano reconocido a nivel mundial, se convirtió en el nuevo principal ejecutivo médico de Miami Neuroscience Institute, parte de Baptist Health South Florida.

“El cerebro es la joya de la
corona de la creación humana”, dice él, citando a uno de sus mentores, el
afamado neurocirujano Albert Rhoton Jr. “Así es que comenzaba cada clase. Es la
base de todo”.

Aunque el Dr. McDermott ha
participado y ha sido testigo de numerosos avances médicos, los descubrimientos
médicos en el horizonte casi sobrepasan la imaginación. “Estamos en el auge de
la curva”, dice él. “Los próximos 10 años van a ser muy emocionantes”.

El progreso en la imaginología,
los dispositivos biosensores, la transmisión inalámbrica de datos y los
algoritmos de procesamiento de señales han resultado en asombrosos desarrollos
en la neurociencia, tales como tecnología que circunvala el ojo para permitir
que las personas ciegas puedan “ver”, o los sensores cerebrales que pueden
traducir los pensamientos al movimiento, ayudando a los amputados poder enviar
mensajes a extremidades robóticas. También está resultando en nuevos
tratamientos para enfermedades que una vez eran consideradas incurables.

“Los avances más importantes están
relacionados con los sistemas de computadoras – su aplicación a los
tratamientos y su uso para entender las condiciones neurológicas”, dice el Dr.
McDermott, quien se especializa en tumores cerebrales. “Uno solo puede
imaginarse cuán lejos puede llevarnos la tecnología”.

Miami Neuroscience Institute

En esta nueva frontera médica se
encuentra Miami Neuroscience Institute, antes conocido como el Centro de Neurociencia de
Baptist Health. El Instituto ofrece tratamiento integral para condiciones
neurológicas que afectan al cerebro, la columna vertebral y el sistema nervioso
periférico. Sus expertos altamente especializados se enfocan en una amplia
variedad de problemas desde tumores cerebrales hasta dolor de espalda,
trastornos de movimiento y convulsiones, a infartos cerebrales y aneurismas
potencialmente mortales.

La complejidad del cerebro y del
sistema nervioso – el cual actúa como el “control de misión” para el cuerpo
entero – significa que el Instituto a menudo colabora con expertos de Miami
Cancer Institute, Miami Cardiac & Vascular Institute y Miami Orthopedics
& Sports Medicine Institute.

Desde procedimientos mínimamente
invasivos a cirugía compleja del cerebro y de la columna vertebral, el Instituto
ofrece atención en todos los hospitales de Baptist Health. Las excepciones son Boca
Raton Regional Hospital, porque ya era la sede del renombrado Marcus
Neuroscience Institute cuando se afilió con Baptist Health el año pasado, y
Bethesda Hospital East y Bethesda Hospital West, quienes ya tenían un programa
de neurociencia establecido.

Los institutos de neurociencias de
Baptist Health atraen a pacientes de mucho más allá del Sur de la Florida.

Por ejemplo, Robert Hall, residente de St. John, Antigua en el
Caribe, buscó tratamiento de emergencia a través de Baptist Health International luego que
una convulsión severa sacara a relucir una peligrosa condición. Sin tener un
centro de tratamiento sofisticado cercano, su médico en la isla de Antigua le
exhortó que acudiera a Baptist Hospital luego de descubrir que el Sr. Hall
tenía una rara malformación arteriovenosa, un enredo muchas veces fatal de
vasos sanguíneos anormales en el cerebro.

Durante una delicada cirugía, la
masa fue extirpada por Vitaly Siomin, M.D., director médico del programa de tumores cerebrales
de Miami Neuroscience Institute. “La atención que recibí ahí fue la mejor, y si
no fuera por ellas, yo no estaría aquí hablando con usted hoy”, dice el Sr.
Hall.

Además de la sofisticada
tecnología, los avances en la neurociencia están impulsados por la continua
evolución de las técnicas quirúrgicas y de tratamiento. Los médicos permanecen
en la vanguardia de sus campos a través del entrenamiento, la investigación y
la innovación constantes.

Eso significa que están listos
para pivotar cuando hay nuevas opciones de tratamiento que pueden beneficiar a
los pacientes. Por ejemplo, los neurorradiólogos Italo Linfante, M.D. y Guilherme Dabus, M.D., fueron los primeros en la Florida en tratar un
aneurisma potencialmente mortal en el cerebro de una mujer, utilizado una nueva
generación de stents inteligentes aprobados por la FDA solo semanas antes.
Ellos también fueron los primeros en el Sur de la Florida en usar el Woven EndoBridge, una pelota de maya fabricada de níquel y titanio
que detiene el flujo de sangre a los aneurismas grandes luego de ser ensartado
hasta el cerebro a través de un vaso sanguíneo en la ingle o en la muñeca.

“Estamos encontrando nuevas formas
de tratar los aneurismas sin ruptura”, dice el Dr. Linfante director médico de
neurorradiología intervencionista en Miami Neuroscience Institute y Miami
Cardiac & Vascular Institute. Tenemos muchas nuevas herramientas en nuestro
cajón y la tecnología se está expandiendo más y más”.

Eso significa que los pronósticos
de los pacientes siguen mejorando.

“Es un cambio radical. Algunos de
estos aneurismas no podían ser tratados hace solo unos años. Y cuando eran
tratados, las tasas de complicaciones eran muy altas”, dice el Dr. Dabus,
director del Programa de Beca de Investigación en Neurorradiología de Baptist
Health. “El poder ofrecer este tipo de tratamiento aquí puede cambiar las vidas
de nuestros pacientes”.

Tecnología mínimamente invasiva

La nueva tecnología y los avances
quirúrgicos requieren una gran inversión – no solo financiera, para poder
adquirir nuevos equipos, pero por parte de los médicos que deben dedicar su
tiempo y su energía para mantenerse en la vanguardia.

El neurocirujano Justin Sporer, M.D. ha dedicado casi dos años para traer el tratamiento de ultrasonido enfocado de alta
intensidad conocido como HIFU
por sus siglas en inglés a Miami Neuroscience Institute, como tratamiento para
el temblor esencial, una debilitante condición progresiva que causa temblores.
Las personas con temblor esencial tienen dificultad para escribir; para sujetar
un vaso de agua o una taza de café sin derramarlos; para afeitarse y para
realizar muchas otras tareas.

El proceso de HIFU, disponible
solamente en unos cuantos centros de neurociencia en los Estados Unidos,
utiliza ondas de sonido para reducir o eliminar los temblores. Descrito como
cirugía cerebral sin incisión, se realiza mientras el paciente está despierto y
no requiere anestesia, no hay que cortar el cuello cabelludo y no hay que
taladrar huecos en el cráneo para alcanzar el cerebro.

El concepto es parecido al tratamiento
de estimulación cerebral profunda (DBS por sus siglas en inglés), que también
es ofrecido en Miami Neuroscience Institute para ciertos trastornos convulsivos
y de movimiento. Sin embargo, DBS, el cual depende de pulsaciones eléctricas
continuas como las de un marcapasos, requiere la colocación de alambres en el
cerebro. Está impulsado por baterías y por un dispositivo que puede ser
ajustado – lo cual es una ventaja para ciertos pacientes.

“Tanto con DBS como con HIFU, los
resultados son prácticamente un milagro”, dice el Dr. Sporer. “El efecto es
esencialmente instantáneo una vez que el tratamiento es administrado. No es
raro escuchar a los pacientes reír durante su tratamiento ya que el efecto es
tan dramático”.

La comunicación con los primeros
intervinientes

Mientras que el instituto saca
provecho de la tecnología más avanzada, encontrar nuevos usos para las
herramientas más comunes también puede tener un gran impacto. Con algo tan
simple como un teléfono celular, los médicos están sacándole provecho a un
nuevo programa con inteligencia artificial para mejor sincronizar la atención
de los infartos cerebrales y ahorrar tiempo de respuesta para estos.

El sistema de comunicación utiliza
aprendizaje automático para analizar los escanes cerebrales e identificar a los
pacientes que requieren atención urgente. El software está siendo empleado en Baptist
Hospital, Boca Regional, Homestead Hospital, South Miami Hospital y West
Kendall Baptist Hospital.

Los médicos del Instituto también están utilizando
iPads para conectarse con los primeros intervinientes del Departamento de Bomberos de Coral Gables, la
primera agencia en el Condado Miami-Dade en establecer una conexión directa de
audio y video entre los vehículos de transporte y los equipos en los
departamentos de emergencia de Baptist Health. Consultar acerca de los
pacientes mientras están en camino al hospital ahorra tiempo en la sala de
emergencia para los pacientes de infarto cerebral o trauma craneal, ayudando a
determinar si necesitan imágenes de diagnóstico, medicamentos rompe coágulos o
cirugía que pueda salvarles la vida.

“Mientras más rápido puedan
recibir el tratamiento específico que necesitan, mejores serán los resultados
para el paciente”, dice Felipe De Los Ríos, M.D., director médico del programa de infartos cerebrales
de Miami Neuroscience Institute. “Tenemos tratamientos que dependen del tiempo,
que verdaderamente pueden cambiar el panorama y evitar la discapacidad a largo
plazo para alguien que haya sufrido un infarto cerebral”.

‘Es solo la punta del iceberg’

Pocos casos ilustran la necesidad
para la rapidez de los tratamientos mejor que el de Gary Mace, operador de una tienda de buceo y capitán
de barco en los Cayos de la Florida. El Sr. Mace estaba solo en su casa hace
escasamente un año cuando comenzó a experimentar los síntomas de un infarto
cerebral. Casi sin poder hablar, llamó a su esposa, Brenda, y le susurró,
“Ayúdame”.

Ella inmediatamente colgó el teléfono,
llamó al 911. En solo minutos una ambulancia lo llevó a Mariners Hospital,
donde fue recogido y llevado por helicóptero a Baptist Hospital en Miami.

A medida que se acercaba el
helicóptero, la neuróloga Dalia Lorenzo, M.D., ya
estaba movilizando el equipo dedicado de infartos cerebrales del hospital. Baptist
Hospital, que ha sido designado como un Comprehensive Stroke Center por la
Comisión Conjunta, la cual acredita las organizaciones de atención de salud de
los EE.UU., tiene todos los recursos necesarios para tratar los casos más
complejos de infartos cerebrales.

Al aterrizar, el Sr. Mace fue
llevado a la sala de emergencia donde a los 12 minutos de haber llegado,
recibió el Activador Tisular del Plasminógeno (tPA). Este poderoso anticoagulante puede romper los coágulos en el cerebro
que causan los infartos cerebrales, pero debe ser administrado dentro de las
primeras cuatro horas del comienzo de los síntomas para ser eficaz.

“Porque tenemos un sistema tan eficaz,
el Sr. Mace pudo llegar aquí rápidamente y pudimos realizarle el tratamiento
que necesitaba para prevenir una discapacidad permanente a causa de su infarto
cerebral”, dijo la Dra. Lorenzo. Dos días después, salió caminando del hospital
y pronto volvió a su trabajo.

El Sr. Mace, dueño de la tienda
Conch Republic Divers en Tavernier, aún se maravilla de todas las cosas que
estaban en su lugar para él poder recuperarse. 
“Es verdaderamente un milagro”, dice él. “Me siento muy agradecido por
todo lo que Baptist hizo por mí – todo el mundo fue tan profesional y tan
atento. No tengo palabras para expresar mi agradecimiento”.

El Dr. McDermott se siente entusiasmado
de ver lo que hay en el horizonte a medida que Miami Neuroscience Institute y
Marcus Neuroscience Institute expanden sus programas. Baptist Health ha
demostrado que tiene la visión y la determinación para traer aún más avances al
Sur de la Florida, dice él. “Hemos llegado muy lejos”, dice el Dr. McDermott,
“pero es solo la punta del iceberg”.

Tags: Miami Neuroscience Institute



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook