La COVID-19 deja su jornada más letal en Argentina con 153 muertos y 6.377 casos


Argentina registró este jueves su peor jornada desde que se inició la pandemia de COVID-19 en cuanto a muertes, al fallecer 153 personas debido a la enfermedad, una cifra que elevó el total de decesos a 3.441. 

El Ministerio de Salud agregó en su informe vespertino la detección de 6.377 nuevos positivos, lo que también supone la cifra más alta diaria de casos, y los afectados totales por la enfermedad alcanzan los 185.373, de los cuales 80.596 han recibido el alta.

El foco principal de contagios continúa en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), formada por la capital y su populoso cordón urbano, perteneciente este a la provincia de Buenos Aires y con una alta densidad de población.

Es precisamente la provincia de Buenos Aires la que se destaca muy por encima del resto de jurisdicciones administrativas argentinas en cuanto a nuevos contagios, con 4.415, y fallecidos en las últimas 24 horas, ya que registró 116 de los fallecidos totales.

Por detrás se situó la capital, que notificó 1.239 contagios y lamentó 32 víctimas mortales.

Además, hubo fallecidos en las provincias de Río Negro (sur), que informó de dos muertes, y en Córdoba (centro), Mendoza (oeste) y Santa Cruz (sur), con un deceso cada una de ellas.

Más allá del AMBA, continúan activos con más fuerzas los brotes de la norteña Jujuy, que hoy notificó 161 casos del virus, Chaco (norte), que sumó 93 a sus registros, y Córdoba, que reportó 91 contagios.

Más de 1.000 pacientes en cuidados intensivos

El 54,4% de los casos del país sudamericano pertenecen a la circulación comunitaria, y este jueves se superaron los 100.000 casos debido a ese tipo de transmisión.

El 64,5% de las camas de cuidados intensivos del AMBA están ocupadas, mientras que el porcentaje baja al 55,3% si se tiene en cuenta el total del país.

Hay 1.076 pacientes de COVID-19 en total en ese tipo de camas en Argentina, en hospitales como el de Alta Complejidad, en el partido de Esteban Echeverría, en la provincia de Buenos Aires, dentro del AMBA.

Se trata de uno de los centros hospitalarios que no se usó en los últimos cuatro años y que hace dos meses y medio comenzó a recibir solo a pacientes de coronavirus, según fuentes del hospital, donde las imágenes de personas intubadas y médicos que trabajan a destajo son habituales estas semanas.

Mientras, el Gobierno de Alberto Fernández estudia cómo continúa la cuarentena obligatoria en el país, que desde hace dos semanas afronta un proceso de reapertura progresiva de comercios, y el periodo actual del aislamiento vence el próximo domingo.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook