Italia se dispone a multar con hasta 7.000 euros a quien compre bolsos y mercancía pirata en sus playas


Manteros en la Barceloneta, en una imagen de archivo.
C. M.


El Gobierno italiano ha anunciado que reforzará este verano la lucha contra los productos falsificados en sus playas. Y no solo multará a los vendedores, sino también a quienes los compren. El ministro del Interior Matteo Salvini presentaba de este modo el plan Playas Seguras para la temporada estival.

Si bien la normativa vigente ya contemplaba multas de 100 a 7.000 euros para los compradores de productos ilegales, de acuerdo con la ley 99 del 23 de julio de 2009, estas sanciones no siempre se aplicaban por falta de recursos.

El ministro ultraderechista comunicaba a finales de junio que iba a destinar “algunos millones de euros” confiscados a la mafia para aumentar los controles policiales en las playas y tratar así de acabar con la venta ambulante ilegal.

Según el Corriere della Sera, Salvini aseguró durante la conferencia de la presentación del plan que no pretende aumentar las multas, sino dotar de presupuesto el proyecto para “evitar que estas personas pisen la arena”.

“No compre falsificaciones, no se dé masajes, no compre bolsas y juguetes que podrían ser dañinos”, previno el nuevo ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno italiano.

“Comprar una mochila, un vestido o un collar en la playa al pobrecillo que tanta ternura provoca, significa ayudar a la criminalidad organizada y no al pobrecillo”, advirtió, por lo que insta a los italianos a ser “responsables” y no comprar estos productos.

Estas inversiones, procedentes del Fondo Único de Justicia, ayudarán “a algunos ayuntamientos a pagar sueldos extraordinarios a los agentes de Policía local, que podrán patrullar y controlar las playas afectadas” por este fenómeno.

El plan también incluye el ‘Daspo urbano’, una medida similar a la prohibición de acceder a recintos deportivos a personas con antecedentes, pero que en este caso prevé alejar de las ciudades a sujetos con conductas impropias, además de sanciones económicas. La idea, refirió Salvini, es aplicarla en las zonas de alta densidad turística “infestadas de (vendedores) ilegales”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook