Helados en casa: El nuevo emprendimiento en plena pandemia en el Táchira



 

La llegada del Covid-19 al estado Táchira, interrumpió de forma transitoria la vida social de los ciudadanos y las rutinas diarias ya establecidas que tuvieron que dar un giro en torno al confinamiento.

Por Maryerlin Villanueva | La Prensa de Táchira

Y fue justo allí, en medio del encierro, donde las personas tuvieron que reinventarse e ingeniarse para sobrevivir en medio de la pandemia, que obligó a un centenar de negocios a cerrar sus puertas, para evitar aglomeraciones que pudiesen terminar en focos de infección.

El vender helados desde casa, fue un emprendimiento que le funcionó a muchos, quienes acuden a diferentes distribuidoras en San Cristóbal para comprar mercancía y trasladarlas a otros municipios, así lo confirma Arnando Perez, socio de la empresa Milkiss.

Comentó que comenzaron las labores en la ciudad a finales de abril y desde entonces, despachan a diario cerca de mil 500 helados.

“El éxito ha sido que muchos venden desde sus casas, y en este momento de pandemia, todos han trabajado desde su casas, y esto le ha generado ingresos para poder ayudarse” expresó.

Dijo que muchos se ven imposibilitados a trabajar por la falta de combustible o por haber pérdido su empleo, por lo cual, optaron por vender este producto, del cual el precio y calidad es actractivo para quienes buscan invertir en este negocio.

“Aquí se hacen colas para poder comprar, ya que el helado es muy rico y deja ganancia, lo que le ha permitido a muchas familias subsistir en los meses que van de cuarentena” expresó.

Cada helado cremoso tiene un costo al mayor de 770 pesos, mientras que los citricos 700, teniendo disponibilidad de sabores como, toddy, brownie, nutelle, cocossette, bati-bati, ron con pasas, bailys, fresa chupeta, parchita, mojito, limón, entre otros.

A su juicio, los cremosos son lo más solicitados por los clientes, pues su sabor inigualable ha hecho ser el preferido de muchas personas por las olas de calor que se registran en la región.

Sobre los cortes eléctricos, precisó que el helado no pierde la textura ni composición al pasar muchas horas sin estar refrigerado, tal y como ocurre con las paletas.

Gersón Hernández, precisó que en la pandemia hubo un incremento de más del 70 por ciento de ventas, y las personas de la tercera de edad se han sumado a este emprendimiento.

“Aquí todos los días llegan entre cinco y 10 personas que buscan emprender y poder ayudarse en esta situación difícil” apuntó.

Rentabilidad

El vendedor Raymond Ramírez, explicó que vende helados desde su casa, en Santa Ana, municipio Córdoba, donde a diario puede llegar vender hasta 10 unidades.

“Por la crisis me tocó vender y me está yendo muy bien, es por eso que semanal o quincenal, vengo a comprar en bastante cantidad para llevar a mi casa” apuntó.

Dijo que la forma de lidiar con la electricidad, es evitar abrir muy seguido el congelador y así mantener el frío.

Ninfa Rincón, compra la mercancia en La Fría, y los trae hacia la ciudad capital, y ve de forma rentable la venta de los mismos.

“Yo vendo al mayor, visito los negocios y nos está yendo muy bien con eso” acotó.

Reconoce que existe competencia, pero su aún así apuesta por este negocio al considerarlo rentable en medio de la crisis del país.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook