Guía de los síntomas más frecuentes de covid-19 en adolescentes


Los niños y adolescentes no están exentos de sufrir las consecuencias del Covid-19. Aunque los datos afirman que son pocos los niños que se han infectado en comparación con los adultos, sí que pueden contraer la enfermedad y contagiarla. 

La mayoría de los niños que han contraído la enfermedad presentan síntomas leves o son asintomáticos, pero también se han dado casos en los que personas de corta edad han tenido que ser hospitalizados o requerir de cuidados intensivos o asistencia médica. En casos poco frecuentes, incluso podrían morir, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Además, son los bebés de menos de 1 año los más propensos a enfermar gravemente por coronavirus. Los niños de mayor edad, también pueden ser más propensos en caso de sufrir alguna afección adicional, como asma, diabetes, enfermedades cardiacas o inmunodepresión, entre otras.

Síntomas más frecuentes en niños y adolescentes

Los síntomas de la Covid-19 son parecidos en adultos y niños, por lo que también se puede confundir en ellos la enfermedad con otras afecciones, tales como la gripe, la faringitis o la alergia. 

Entre los niños, los síntomas más frecuentes, según la CDC, son la tos y la fiebre, pero pueden presentar otros signos adicionales, entre los que se encuentran los siguientes: 

  • Fiebre o escalofríos
  • Tos
  • Congestión nasal o moqueo
  • Pérdida reciente del olfato o el gusto
  • Dolor de garganta
  • Dificultad para respirar
  • Diarrea
  • Náuseas o vómitos
  • Dolores estomacales
  • Cansancio generalizado
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares y corporales
  • Poco apetito o mala alimentación, especialmente en bebés de menos de 1 año de edad

De este modo, hay que prestar atención a los pequeños de la casa que presenten alguno de estos síntomas y tomar medidas que van desde tomar la temperatura para comprobar si tienen fiebre, así como controlar los dolores de garganta, la aparición de dificultades respiratorias o diarrea, vómitos y dolores estomacales y de cabeza.

Por otro lado, es necesario seguir las recomendaciones sanitarias, controlando y tratando de reducir los contactos de los niños y adolescentes en la medida de lo posible para disminuir el riesgo de que estos se contagien o propaguen el virus en caso de ser asintomáticos. 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook