“¡Ganaremos! Estad atentos al recuento y recordad luego que os avisé”


Donald Trump sigue sin aceptar su derrota e insiste en su teoría no infundada de la existencia de un fraude en las elecciones del pasado martes 3 de noviembre. El republicano no ha comparecido todavía desde la noche electoral pero sigue muy activo en Twitter, donde apunta en mayúsculas que “ganarán” y avisa a los suyos a que estén “atentos al recuento”. Aprovecha la ventaja que le ha dado la vacuna Pfizer para señalar que pasará lo mismo. 

El presidente saliente ha generado un escenario caótico en EE UU con el Departamento de Justicia respaldando las denuncias infundadas de fraude electoral, mientras sigue bloqueada la cooperación con el equipo de transición de Joe Biden. Cuatro días después de que se proyectase a Biden, candidato demócrata, como próximo presidente de EEUU, Trump sigue parapetado bajo un muro de acusaciones sin evidencia.

“Estamos haciendo grandes progresos. Los resultados empezarán a llegar la próxima semana. Volvamos a hacer grande a EE UU”, aseguró Trump a primera hora de este martes (horario en EE UU) desde su cuenta de Twitter sin ofrecer detalles al respecto.

Además, ha aprovechado la noticia sobre la vacuna de Pfizer para atribuirse el éxito de este avance. Aunque Pfizer y el Gobierno de Trump firmaron un contrato para la futura compra de 100 millones de dosis de la vacunas por 1.950 millones de dólares, la farmacéutica no recibió financiación pública para desarrollarla.

No obstante, Trump argumenta que él “vaticinó” que iban a disponer de esta vacuna a finales de 2020 y que nadie le creía, algo que tampoco parece estar claro porque no hay fechas concretas para que se empiece a utilizar. “Solo gracias al presidente Trump, vamos a tener una vacuna para fin de año”. Ronny Jackson, congresista electo de Texas”, escribe citando a un político republicano y otras personalidades en varios tuits.

Estos mensajes que publica cada poco tiempo y en mayúsculas en la mayoría, han seguido durante todo el día. Se pueden leer tuits como: “¡El recuento de las papeletas es un abuso!“; “¡Ganaremos!” o llamando a sus votantes a que estén observando “el abuso masivo en el conteo de los votos”. “Estad atentos al recuento y recordad luego que os avisé”, dice. Mensajes que la red social Twitter sigue poniendo en duda al poner debajo que enlaza a informaciones que desmienten los medios como que “el fraude electoral de cualquier tipo es extremadamente raro en los EE UU, según confirman los expertos electorales”. 

Dudas entre los republicanos

Por otro lado,aunque en un principio los republicanos habían optado por el silencio, poco a poco los líderes del partido han ido ofreciendo un apoyo matizado a las denuncias del mandatario.

“El presidente está 100% en su derecho de investigar las acusaciones de irregularidades y sopesar sus acciones legales”, aseguró Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado anoche durante una intervención en el Senado. McConnell se abstuvo de reconocer las proyecciones de los medios que otorgan la victoria a Joe Biden en los comicios del pasado 3 de noviembre.

La actual situación supone un marcado contraste con lo ocurrido hace cuatro años, cuando Trump se impuso a la candidata demócrata, Hillary Clinton. Apenas unos días después de conocerse el resultado en 2016, Trump era recibido en la Casa Blanca por el entonces presidente saliente Barack Obama (2009-2017), y arrancaba así el proceso de transmisión del poder.





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook