Francia busca reactivar extradición de chileno sospechoso de asesinar a japonesa


Una delegación de la justicia francesa se reunió este martes en Santiago con la fiscalía local en vísperas de un importante careo con el chileno Nicolás Zepeda, sospechoso de asesinar a una estudiante japonesa en Francia, que podría conducir a su extradición.

“Esperamos que el señor Zepeda responda a todos los elementos de prueba que tenemos”, dijo a la prensa el fiscal francés de Besancon, Etienne Manteaux. “Tal vez mañana el Sr. Zepeda nos dé respuestas que nos hagan dudar de su culpabilidad (…) La cuestión de la extradición puede plantearse en una segunda fase”, agregó.

Los detalles del careo se mantienen bajo total hermetismo para preservar el secreto de la investigación de este caso que tiene en vilo a la opinión pública en Japón y que despierta interrogantes en Francia.

El fiscal galo se negó incluso a confirmar, en respuesta a una repregunta, que el interrogatorio indirecto del sospechoso a través de fiscales chilenos tendrá lugar el miércoles en Santiago.

Las autoridades francesas activaron un pedido de colaboración internacional para dilucidar el enigmático caso de Narumi Kurosaki, una estudiante japonesa de 21 años desaparecida en diciembre de 2016 en Besançon, ciudad del este de Francia.

Pese a que el cuerpo de la estudiante no ha sido encontrado, la Fiscalía francesa está convencida de que está muerta y que Zepeda es el asesino.

“Se nos han solicitado la realización de varias diligencias que siguen la investigación en Francia. La delegación francesa está aquí para presenciar la ejecución de estas diligencias, que van a estar a cargo de un fiscal del ministerio público de Chile”, señaló Antonio Segovia, director de la Unidad de Cooperación Internacional y Extradiciones de la Fiscalía de Chile.

La reunión entre Segovia y la delegación francesa, encabezada por el fiscal Etienne Manteaux, se extendió por una hora y sirvió para “conversar sobre las implicancias del caso y las alternativas de cooperación internacional que están relacionadas con él”, señaló Segovia.

Los investigadores sospechan que el chileno, del que la japonesa se había separado unos meses antes y con el que fue vista en un restaurante una horas antes de su desaparición, dio muerte a la joven.

Zepeda volvió a su país poco después de la desaparición de Narumi, de la de que se declara inocente. Francia emitió una orden de detención internacional, pero la justicia chilena desechó darle curso.

Pese a que un pedido de extradición está en la carpeta de los franceses, este se daría en una etapa “posterior”, advirtió Manteaux.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook