Francia amplía el uso de la mascarilla a partir de los seis años de edad, tras pandemia de COVID-19


El Gobierno francés indicó este jueves que desde la vuelta a las aulas este próximo lunes el uso de la mascarilla será obligatorio a partir de los seis años de edad, frente a los once actuales.

Versión impresa

“El protocolo sanitario será adaptado y reforzado para garantizar la protección de todos: niños, profesores y padres de alumnos. Conforme al aviso del Alto Consejo de la Sanidad Pública, el uso de la mascarilla se ampliará a los niños de primaria, a partir de los seis años”, dijo el primer ministro, Jean Castex.

En una intervención en la Asamblea Nacional, el jefe del Gobierno defendió que las escuelas se vayan a mantener abiertas durante este nuevo confinamiento que entrará en vigor a partir de esta medianoche del jueves y hasta al menos el 1 de diciembre.

“El confinamiento de la pasada primavera incrementó el riesgo de abandono escolar entre los niños, en particular entre los más desfavorecidos”, recalcó.

Castex subrayó que su Ejecutivo coincide con el diagnóstico de la Sociedad Francesa de Pediatría, según el cual “los beneficios educativos y sociales aportados por la escuela son muy superiores a los riesgos de una posible contaminación de COVID-19 en el entorno escolar”.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

Las guarderías, colegios e institutos de secundaria mantendrán sus clases presenciales, pero las universidades y los centros de enseñanza superior deberán ofrecer sus clases por internet en este tiempo.

El primer ministro subrayó que “no había otra solución” que optar de nuevo por un confinamiento, aunque este sea más ligero que el decretado entre los pasados 17 de marzo y 11 de mayo para afrontar la primera ola de la epidemia.

Aseguró que el Gobierno ha hecho “todo lo posible” para evitar el confinamiento nacional de un mes que el presidente Emmanuel Macron anunció la pasada noche, pero recalcó que “el Estado es el garante de la salud de los ciudadanos y deben asumir sus responsabilidades”.

Tal y como lo anunció este miércoles el presidente, Emmanuel Macron, las empresas deberán privilegiar el teletrabajo.

Los establecimientos que reciban público y los comercios no esenciales deberán cerrar, como bares, restaurantes o salas de deporte y espectáculo, aunque las competiciones profesionales deportivas podrán celebrarse y el sector cultural tiene autorizados los ensayos y los rodajes.

VEA TAMBIÉN: Tres muertos en un atentado terrorista en la ciudad francesa de Niza

Probablemente “un millón” de franceses son portadores y “potencialmente transmisores” del coronavirus, por lo que “debemos adaptar nuestra forma de vida” para frenar el ritmo de contagios, dijo el ministro francés de Sanidad, Olivier Véran.

 





MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock