¡EXCLUSIVO! Periodista Toribio Díaz: ‘Estuve a minutos de morir por la COVID-19’


Versión impresa

Cuando llegué al hospital una doctora me dijo que tenían 30 minutos para intubarme o perdería la vida, así empieza el relato de uno de los episodios más difíciles para el periodista Toribio Díaz, quien logró superar el nuevo coronavirus.

Toribio Díaz estuvo 17 días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Complejo Arnulfo Arias Madrid de la Caja del Seguro Social (CSS) y asegura que fueron momentos muy complicados para él y su familia, pero que sacó fortalezas para luchar contra este enemigo mortal y lograr salir bien librado de esta batalla.

“Ha sido una experiencia muy fuerte para todos mis amigos y mis familiares; doy mi testimonio para que sepan que la COVID-19 no es un relajo, es duro enfrentarlo y más pegado a una máquina que nos permite respirar”.

“El 26 de septiembre ya tenía los primeros síntomas y mi esposa y yo nos fuimos a hacernos un hisopado y salimos positivos. Nos mandaron a casa con medicamentos, pero en el octavo día empecé a sentirme muy mal en la madrugada. Empecé a saturar por debajo de 80 el oxígeno en la sangre. Mi esposa se da cuenta que mis manos y mis labios se empezaron a poner morados y llamó a la ambulancia que gracias a Dios llegó rápido y me trasladaron al hospital”, manifestó Toribio Díaz.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

“Ingresé al hospital el 4 de abril y salí el 21 y los médicos fueron claros al manifestarnos que había 50% de posibilidad de que viviera y 50% que muriera”, indicó el comunicador social.

“No es fácil, porque uno tiene familia y que te digan eso, pero es responsable de parte de los doctores porque te ponen en perspectiva lo que puede pasar y tomé un actitud positiva y dije yo me paro de esta situación por mis hijos”.’

17

días estuvo en la Unidad de Cuidados Intensivos.

50%

de posibilidades de vivir tenía tras contagio con coronavirus

“Lo único que recuerdo cuando estaba en el coma inducido fue que llamaba a mi madre y cuando volvía en sí me torné agresivo y tuvieron que amarrarme, me cuentan los doctores. Después cuando volví en sí me dolían las piernas y no podía mover las extremidades, ni comer solo, uno depende de que lo bañen y todo”, reveló Toribio Díaz.

Toribio Díaz dice que todavía no puede hablar de secuelas, porque es muy prematuro tomando en cuenta que todavía está en terapia para recuperar la movilidad producto de los días que estuvo intubado en un coma inducido.

VEA TAMBIÉN: Anulan ‘no culpabilidad’ de Ricardo Martinelli un día después de que oficializan el partido Realizando Metas

“Fue una experiencia muy dura donde después del octavo día los síntomas aumentan y te afectan los pulmones. Nadie está exento de que este virus lo ataque, no podemos bajar la guardia en las medidas de bioseguridad”, dice Toribio Díaz.

Toribio Díaz asegura que la secuelas sicológicas son grandes, pero que la atención médica en las clínicas Post COVID-19 son muy importantes para ayudar a los pacientes.

“Para mí, la secuela más dura que deja el coronavirus es la afectación emocional que se suma al estrés social que hemos vivido por el encierro por más de ocho meses y los problemas originados por la crisis económica”.

En la UCI de la Caja del Seguro Social, los doctores y enfermeras hacen un trabajo de primer mundo para salvar la vida de cientos de contagiados por el nuevo coronavirus, pero lo mejor desde luego es tratar de no llegar a ese punto y la ciudadanía debe ser más consciente y la COVID-19 es real y mortal”, finalizó comentando.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock