Epilepsia afecta a 200 mil hondureños


Al menos unos 200,000 hondureños padecen de epilepsia o tienen síntomas de esta enfermedad, según datos de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

La cifra se dio a conocer ayer, Día Nacional e Internacional de la Epilepsia, padecimiento que afecta a pacientes de todas las edades y que, en la mayoría de los pacientes, es un mal genético que se ha transmitido de una generación a otra.

El neurólogo del Hospital Escuela Universitario (HEU), Harlis Estrada, explicó que por esta enfermedad se atiende a diario alrededor de 25 pacientes.

“Esta enfermedad la puede presentar desde un bebé recién nacido hasta una persona de la tercera edad, existen muchas formas de presentarse, puede ser en formas motoras o movimientos involuntarios”, señaló Estrada.

Este especialista asegura que según las funciones que tiene el cerebro, así son las maneras y posibilidades de presentar una epilepsia.

Puede presentarse en las facultades motoras, con movimientos involuntarios en las manos, pies, pérdida de la memoria, desconexiones, fenómenos visuales, alucinaciones auditivas, entre otros síntomas a los que se les llama “auras epilépticas”.

Al menos unos 200 mil hondureños presentan auras epilépticas, esta se puede dar por diversas razones según los médicos.

TRASTORNO GENÉTICO

“Más de 50 por ciento de las personas que desarrollan epilepsia es a causa de un trastorno genético y debemos tener cuidado y reconocer el antecedente familiar para prevenir esto”, detalló el especialista.

La epilepsia es una enfermedad curable y del 100 por ciento de las personas que la padecen y son atendidas en el HEU, un 90 por ciento logra controlar su enfermedad con medicamentos y al menos en un 10 por ciento se vuelve intratable con fármacos.

El médico explica que el padecimiento puede ser causa de una infección en el cerebro, que la causa el parásito neurocisticercosis, que se encuentran en alimentos contaminados con heces de cerdo, “es por ello que la mayoría de los casos de epilepsia se dan en el área rural”.

Según los especialistas, cualquier persona puede desarrollar epilepsia, al no alimentarse bien y presentar hipoglucemia y durante esta, tener una crisis epiléptica.

Existen más de 100 tipos de crisis epilépticas y cada una de ellas tiene un tratamiento específico; en el HEU se cuenta con un cuadro básico que permite cubrir un porcentaje importante de pacientes, pero hay fármacos específicos que no se tienen.

El presidente de la Fundación Hondureña de Epilepsia (Fundahep), Marlon Ávila, lamentó que, aunque algunos tratamientos no son costosos, “los exámenes sí y muchas veces los pacientes son de tierra adentro y no pueden pagarlos”.

“En la Fundación, ellos tienen un apoyo moral y buscamos la forma de ayudar, tal vez en conseguirles algún descuento o cosa parecida, los pacientes necesitan ayuda, no todos los medicamentos son cómodos y los exámenes son muy caros”, advirtió Ávila.


Cada paciente que padece de epilepsia debe hacerse estudios de electroencefalografía, tomografía o resonancia, para que se pueda oficializar el padecimiento de la enfermedad, estudios que tienen un alto precio en las clínicas privadas.

Según los médicos, muchos niños desarrollan la enfermedad en el momento del parto, ya que este puede ser muy laborioso y afecta el cerebro del bebé.

Por otra parte, cuando miembros de una misma familia se casan entre ellos, existe una mayor posibilidad de que sus hijos puedan desarrollar epilepsia, explicó, por lo que la enfermedad es más común en unos departamentos que otros, por diversos factores. (DS)

EN EL CONGRESO PRESENTARÁN PROYECTO DE LEY
En los próximos días se estaría presentando en el Congreso Nacional una propuesta de ley que lleva por nombre “Ley de Equidad y Mejores Oportunidades”, con la que se busca favorecer a las personas que padecen epilepsia, a quienes no se les permite una oportunidad laboral debido a su enfermedad, lo que afecta su vida productiva.

BEBÉ SUFRE ESTE MAL
A la pobladora Sandra Rojas le ha tocado llevar a su hijo donde diferentes especialistas, ya que desde temprana edad le diagnosticaron epilepsia.

“Desde los 15 meses me lo diagnosticaron con un síndrome convulsivo febril, luego, como una epilepsia de origen desconocido; desde entonces, él lleva su tratamiento, pero los ataques siempre se dan, no a diario, pero sí nos sorprenden algunos días”, dijo Rojas.

Esta madre debe pasar pendiente de su hijo de 6 años, ya que por cierto tiempo los ataques epilépticos desaparecen; aunque el pequeño toma su tratamiento constantemente, eso no lo libera de la enfermedad.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook