El viento se convierte en protagonista en la tercera etapa de la Vuelta a Burgos que se llevó Evenepoel


Un vuelco a la clasificación general se ha producido al término de la tercera etapa de la Vuelta Ciclista a Burgos, disputada este jueves entre Sargentes de la Lora y el Alto del Picón, que ha ganado el joven belga Remco Evenepoel, nuevo líder de la prueba, en la que el viento ha sido el protagonista de los problemas del grupo.

Al acecho se han situado, con opciones de ganar la ronda burgalesa a falta de dos etapas para el final, George Bennet, que fue segundo en la cima, y el español Mikel Landa que fue tercero en la meta, a 1.486 metros de altitud, después de 150 kilómetros.

No se arredó Evenepoel, de 20 años y llamado a ser una de las figuras del pelotón internacional, en las duras rampas del Picón Blanco, una ascensión de casi ocho kilómetros con pendientes que rebasaban el nueve por ciento, a lo que se unió el fuerte viento desatado a dos kilómetros de la pancarta final.

Comenzando a 53 kilómetros de meta, el viento provocó abanicos y tanto el Bora como el Ineos, que tiraban del pelotón, arrancaron con mucho ritmo y lo fragmentaron en dos partes con el vigente campeón de la Vuelta a Burgos, Iván Ramiro Sosa, totalmente cortado.

Tras cobrar más fuerza, el viento revolucionó la carrera y se fueron formando pequeños grupos mientras que, poco a poco, los escapados fueron absorbidos por el pelotón. De hecho, hasta algún ciclista tuvo que bajarse de la bicicleta para evitar caer, debido al vendaval que azotaba. 

Entretanto, Roger Adriá, líder virtual en esos momentos, no quería dejar de soñar con una victoria. El joven español sufrió mucho en solitario, mientras que en el pelotón empezaron los primeros movimientos para dejar sin piernas a hombres importantes.

A falta de dos kilómetros para la meta, el sueño de Adriá se disolvió y fue en ese momento cuando un cambio de ritmo de Evenepoel cogió desprevenido a sus dos rivales y fue cogiendo metros hasta llegar al alto del Picón Blanco.

La cuarta y penúltima etapa se disputará este próximo viernes (31 de julio) entre Gumiel de Izán y Roa de Duero, de 163 kilómetros prácticamente llanos que supondrán una tregua y recogida de fuerzas para encarar, este sábado (1 de agosto), la tradicional etapa final con llegada en las Lagunas de Neila que, un año más, determinará el vencedor de la ronda.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook