El emir de Kuwait es enterrado a puerta cerrada por la COVID-19


Cerca de un centenar de familiares y altos cargos kuwaitíes despidieron este miércoles al emir de la nación del golfo Pérsico, Sabah al Ahmad al Sabah, en una ceremonia a puerta cerrada a la que se restringió el acceso como precaución frente al coronavirus.

Versión impresa

El féretro, cubierto con la bandera de Kuwait, llegó a primera hora de la tarde a la mezquita Bilal bin Raba de la capital, donde fue recibido por varias decenas de hombres envueltos en largas togas blancas y con las tradiciones “kufiyas” o turbantes en la cabeza, según imágenes difundidas por el Ministerio de Información.

Algunos de ellos ayudaron a los uniformados a portar el cadáver hasta el interior de la mezquita, donde tuvieron lugar los rezos fúnebres, con muchos de los asistentes ataviados con mascarillas y entre llantos audibles en la sala.

Finalmente, el cuerpo del emir, que falleció ayer en Estados Unidos a los 91 años de edad por motivos que no se han revelado, fue colocado en su lugar de descanso, según otro de los varios vídeos publicados por el departamento gubernamental en su cuenta de Twitter.

La ceremonia tuvo lugar poco después de que se anunciase la llegada del cuerpo desde Estados Unidos, donde el emir permaneció durante sus dos últimos meses de vida, y a ella asistieron el presidente del Parlamento, Marzouq al Ghanin, y el primer ministro kuwaití, Sabah Jaled al Hamad al Sabah.

Regístrate para recibir contenido exclusivo

El Ministerio de Asuntos Religiosos ha llamado, además, a los imanes de las mezquitas de todo el país y a los ciudadanos y residentes a rezar por el emir in absentia después de la oración musulmana de media tarde, informó la agencia oficial KUNA.

La Corte Real ya había anunciado que las exequias serían limitadas a los miembros de la familia real y a autoridades para prevenir la propagación del coronavirus y garantizar la distancia de seguridad entre los asistentes.

Al Sabah (1929-2020) subió al trono en enero de 2006 y trajo cierta apertura a Kuwait a la vez que se erigía en mediador en el golfo Pérsico y en el mundo árabe.

VEA TAMBIÉN: Alíev: la ofensiva continuará hasta que Armenia abandone territorios ocupados

Su hermanastro y elegido como príncipe heredero, Nawaf al Ahmad al Jaber al Sabah, de 83 años, juró este miércoles el cargo como nuevo emir de Kuwait ante el Parlamento y lanzó un mensaje de unidad en estos momento difíciles.

La televisión estatal de Kuwait mostró imágenes del aterrizaje del avión en el que viajó el cuerpo del difunto emir en el aeropuerto internacional de la capital, donde fue recibido por su hermanastro y sucesor, Nawaf al Ahmad al Jaber al Sabah, junto a una comitiva de autoridades.

Durante su mandato, el emir sufrió varias crisis de salud aunque sus dolencias siempre han sido guardadas con celo por la Corte y los medios de comunicación kuwaitíes.

Poco antes de la llegada del difunto al país, hoy Nawaf al Ahmad al Jaber al Sabah juró este miércoles el cargo como nuevo emir de Kuwait ante el Parlamento del país y lanzó un mensaje de unidad nacional frente a los múltiples desafíos a los que se enfrenta este pequeño emirato petrolero.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook