Daniel La Calle: ¿Está sucediendo realmente un milagro económico en China?



El año 2020 será un año extremadamente difícil para la economía europea. Además de una caída sin precedentes, hay un fuerte impacto en el cuarto trimestre debido a los nuevos cierres.

Morgan Stanley estima que el PIB de la eurozona caerá un 2.2 por ciento en el cuarto trimestre, una caída del 7 por ciento en todo el año 2020. Además, el banco de inversiones reduce las perspectivas para 2021 con un repunte de solo el 5 por ciento en el promedio de la eurozona, lo que retrasa la recuperación del PIB de 2019 hasta 2023.

La “recuperación del desempleo” es aún más preocupante. Los datos de rebote aparentemente espectaculares del tercer trimestre dieron como resultado una creación de cero empleos. El desempleo en la eurozona se situó en septiembre en el 8.3 por ciento y en España en el 16.5 por ciento, sin contar los millones de permisos de trabajo en Europa.

En este entorno, la recuperación de Estados Unidos parece mucho más fuerte. El PIB se recuperó en el tercer trimestre a solo un 3.5 por ciento por debajo de los niveles de 2019. El desempleo se ha reducido al 6.9 por ciento en octubre, pero sigue estando muy por encima de los niveles récord de empleo de 2019.

Sin embargo, los datos de China son aparentemente espectaculares. El índice de manufactura y servicios ya muestra una expansión envidiable. El PIB de los tres primeros trimestres ya está creciendo al 0.7 por ciento después de una expansión del 4.9 por ciento en el tercer trimestre. El desempleo en las ciudades de China es del 5.4 por ciento después de disparar a un escaso 6 por ciento. ¿Qué hay detrás del milagro chino comparado con la pobre eurozona?

Un PIB planificado. El PIB de China está dictado por la producción, no por la demanda. No es un PIB observado, sino planificado por el gobierno junto con las provincias. Por esta razón, muchos analistas examinan los datos y deducen varios factores, incluyendo el aumento y la valoración de los inventarios. No es casualidad que los inventarios de mineral de hierro, automóviles y productos terminados hayan aumentado al nivel más alto en siete meses a medida que la economía se recupera.

Si la situación económica estuviera en la expansión anunciada, los inventarios estarían cayendo rápidamente al venderse. Se produce mucho que luego no se vende y permanece en los almacenes. Por lo tanto, no es sorprendente que los precios industriales hayan caído un 2.1 por ciento en septiembre y los precios de exportación un 0.9 por ciento, y que la deuda del país se haya disparado un 13.5 por ciento en medio de una recuperación aparentemente milagrosa. Los beneficios de las empresas industriales han caído un 2.4 por ciento entre enero y septiembre y, además, los precios de las fábricas cayeron más rápido de lo esperado en septiembre y corrían el riesgo de deflación. Estos son signos de una economía que se recupera lentamente, como todas las demás, pero no de un milagro de crecimiento.

En la mayoría de las economías, los inventarios se valoran a precios de mercado, mientras que en China son valorados por las autoridades y ajustados posteriormente. Los constantes cambios metodológicos y de base también hacen dudar del crecimiento anual, a pesar del evidente aumento de la transparencia en los últimos años. Otro factor difícil de analizar es el crecimiento de la actividad de construcción, en un país donde el exceso de capacidad es evidente y las ciudades fantasma y los proyectos antieconómicos de elefantes blancos se están multiplicando.

La reducción del desempleo urbano también esconde una realidad más compleja. El desempleo en China está cerca del 11 por ciento en promedio, según el estudio Tendencias a Largo Plazo del Desempleo y la Participación de la Fuerza Laboral en China (Documento de trabajo NBER No. 21460), y probablemente muy por encima del 13 por ciento en medio de la crisis de COVID-19.

Según Capital Economics, Nomura, o la Escuela de Negocios HSBC de la Universidad de Pekín, otro reto importante es calcular el PIB con un deflactor realista. Al utilizar un deflactor —el impacto de los precios en el PIB— que es mucho más bajo que el observado, el PIB parece artificialmente más alto de lo que realmente es. En una economía en la que se subestima la inflación, los salarios nominales, que crecen a un ritmo oficial del 3.6 por ciento, pierden poder adquisitivo casi todos los años debido al costo real de la vida, especialmente en lo que respecta a los alimentos y los gastos diarios, que son mucho más altos que los oficiales.

En un estudio reciente (Análisis Forense de las Cuentas Nacionales de China (pdf), Wei Chen et al., 2019), los autores llegaron a la conclusión de que el PIB de China puede haber sido exagerado en alrededor del 2 por ciento anual entre 2008 y 2016, lo que demuestra que el PIB real de China es probablemente un 18 por ciento inferior a la cifra oficial.

El PIB de China nunca se revisa, y la cifra de diciembre simplemente se mantiene y se consolida sin duda alguna. Este es un factor importante que las autoridades chinas han intentado corregir con mayor transparencia y ajustes por parte de la Oficina Nacional de Estadística (NBS). El problema es que las provincias aceleraron el ritmo en el esfuerzo de proporcionar cifras espectaculares, y la magnitud de las correcciones de la oficina nacional no compensa estas “exageraciones”.

Otro problema es que las revisiones anuales computan para el crecimiento pero no se revisan en la cifra del PIB del año. La base de cálculo se reduce. Por ejemplo, según la consultora independiente China Beige Book, la formación bruta de capital para el tercer trimestre de 2019 ha sido revisada a la baja en 2.3 billones de yuanes. A medida que la cifra de 2019 cae, el crecimiento en los mismos datos de 2020 parece espectacular. Esa misma revisión se hizo con la cifra de ventas al por menor. Las de agosto de 2019 fueron revisadas a la baja en 50,000 millones de yuanes y la cifra de crecimiento para 2020 parece milagrosa. Sin embargo, una revisión de tal profundidad en el cálculo base de las cifras para 2019 no generó una revisión a la baja del PIB para ese año.

Estos problemas metodológicos se añaden a la encuesta utilizada para el cálculo. El gobierno utiliza una lista de empresas que generan una cantidad mínima de ingresos. Esa lista crece y se reduce, creando problemas de homogeneidad que el NBS trata de ajustar.

En Estados Unidos, cada dato diario, semanal y mensual es analizado por diferentes entidades independientes, y cada punto de datos es imposible de manipular por una autoridad gubernamental. Por eso el PIB es revisado constantemente. El PIB de China es el único que no se revisa. Se publica y se consolida.

Es una lástima, porque la realidad que observan las empresas y los ciudadanos en China es que la economía se está recuperando lenta y desigualmente, pero se está recuperando, probablemente con una caída interanual del 2.5 por ciento, que sería, en cualquier caso, una cifra muy positiva. La caída en el exceso de capacidad planificada y el exceso de triunfalismo por parte de algunas provincias que compiten por proporcionar mejores datos que otras termina por cuestionar la realidad de la mejora de la economía.

Beijing se ha comprometido a ajustar los datos a las normas del Fondo Monetario Internacional, pero la falta de escrutinio independiente y la competencia de las provincias a la hora de proporcionar cifras positivas y espectaculares siguen generando incoherencias entre las ventas, los inventarios, el consumo y los beneficios. La recuperación de la economía real en China está sucediendo, pero no es diferente a la de muchos de los principales países asiáticos.


El Dr. Daniel Lacalle es economista jefe del fondo de cobertura Tressis y autor de “Libertad o Igualdad”, “Escape de la trampa del Banco Central” y “La vida en los mercados financieros”.

Este artículo fue publicado originalmente en La Gran Época el 17 de noviembre de 2020



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook