¿Cuándo realizarla? ¿Es bueno para su salud? ¿Engordará?


La esterilización de los gatos, como de otros animales de compañía, es una práctica ampliamente recomendada por los colegios de veterinarios, como el de Madrid. Y es que, a pesar de todos los tabús y falsas creencias que rodean a esta práctica lo cierto es que es muy beneficiosa, ya no sólo para evitar las camadas no deseadas que tantos abandonos provocan, también tiene grandes ventajas para la salud de nuestras mascotas. 

A la hora de plantearse la esterilización, los dueños de los gatos todavía se enfrentan a una serie dudas fáciles de resolver.

¿En qué consiste?

Les esterilización de los gatos es una operación quirúrgica muy sencilla en los machos y poco complicada en las hembras, aunque requiere de anestesia general. En el caso de los machos, la esterilización se realiza mediante una castración, es decir, la extirpación de los testículos mediante una pequeña incisión en el escroto. En las hembras es más invasiva, pues se extraen los ovarios (ovariectomía) o tantos los ovarios como el útero (ovariohisterectomía). En ambos casos se elimina la posibilidad de tener descendencia y el celo.

¿Cuál es el mejor momento para esterilizarlos?

Lo ideal es hacerlo en torno a los seis y ocho meses de edad, antes de que alcancen la madurez sexual, que ocurre entre a los seis meses y un año en las hembras y un poco más tarde en los machos. 

Puede hacerse incluso antes, sin embargo, algunos veterinarios no lo recomiendan ante la posibilidad de que sufran hipotermia durante la operación. En caso de las gatas, no es necesario que pasen ningún celo ni que tengan camadas antes de esterilizarlas.

¿Se recuperará pronto? ¿Es peligroso?

La esterilización es una operación muy rutinaria y sencilla que rara vez presenta complicaciones, sobre todo en el caso de los machos. Las hembras, al tratarse de una intervención más invasiva, puede que necesiten estar una noche ingresadas y estarán convalecientes más días, al menos tres. 

Los machos estarán recuperados al día siguiente. El veterinario dará unas cuantas recomendaciones, en cuando a analgésicos, observación… y estar pendiente por si se presenta algún signo de infección, como inflamación, desgarro, sangrado, supuración.

¿Cambiará el comportamiento de mi gato?

Sí, pero será para bien, pues lo que se alteran son, sobre todo, las conductas relacionadas con el celo y las hormonas sexuales, es decir, la tendencia al vagabundeo, sobre todo de los machos, son menos territoriales y agresivos y las gatas tienen menos estrés. En general, se vuelven más tranquilos.

¿Engordará?

Al convertirse en gatos más tranquilos, es probable que cojan algo de peso, pero sólo si descuidamos su alimentación y no controlamos la comida. El veterinario nos dará consejos para que nuestro gato no se convierta en un gato obeso.

¿Qué ventajas tiene para su salud?

Esterilizar a los gatos tiene grandes ventajas para su salud a largo plazo, algo que no podemos pasar por alto. Algunas de las más importantes son:

•Menos riesgo de cáncer. La esterilización reduce drásticamente y evita al 100% ciertos tipos de cáncer. Por ejemplo, los machos tienen un 70% menos posibilidades de padecer cáncer de próstata en gatos se reduce hasta en un 70-80%, evita el testicular, y, en el caso de las gatas, se reduce hasta un 95% el riesgo a sufrir cáncer de mama y el de cuello de útero, y se elimina el de ovarios y útero.

•Menos problemas urinarios. Con la esterilización se reduce la incidencia de las infecciones de orina (cistitis), tanto en machos como en hembras. Como contrapunto, aumenta el riesgo de que se formen cálculos renales, algo que se puede prevenir con una dieta adecuada.

•Otras enfermedades cuya incidencia se reduce son la piometra, ovarios poliquísticos, embarazos psicológicos y metritis en gatas; y prostatitis, adenomas y hernias perianales, en machos.

•Menos estrés y ansiedad, sobre todo en el caso de las hembras. Cuando están en celo y no se aparean, sufren mucho estrés, tanto que a veces incluso dejan de comer y vomitan.

Además, de para su salud, esterilizar a un gato tiene otras ventajas:

• Se combate la superpoblación y, por tanto, el abandono de gatitos, que en su mayoría se produce por camadas no deseadas. Y es que, según la datos de la Fundación Affinity, cada años se abandonan 138.000 animales en España, de ellos, casi 34 mil son gatos. Al esterilizar a nuestra gata no tendremos camadas no deseadas y nuestro gato no dejara preñadas a gatas callejeras.

•Menos extravíos. Los gatos no vagabundean, no se escapan y tienen menos riesgo de perderse.

•Mejora su conducta y la convivencia con ellos. En caso de las hembras, evitaremos los maullidos constantes durante el celo y en caso de los machos, el marcaje, la tendencia a orinar en casa para marcar el territorio y atraer a las hembras. Además, eliminamos ese olor tan fuerte y característico. 



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook