COVID-19 duración de los síntomas – Noticias médicas


Entre pacientes ambulatorios con COVID-19 en una red de sistemas de atención médica multiestatal – Estados Unidos, marzo-junio de 2020

Duración de los síntomas y factores de riesgo para el regreso tardío a la salud habitual entre pacientes ambulatorios con COVID-19 en una red de sistemas de atención médica multiestatal – Estados Unidos, marzo-junio de 2020

Resumen

¿Qué se sabe ya sobre este tema?

Se sabe relativamente poco sobre el curso clínico de COVID-19 y el retorno a la salud inicial para las personas con enfermedades ambulatorias más leves.

¿Qué agrega este informe?

En una encuesta telefónica multiestatal de adultos sintomáticos que tuvieron un resultado positivo en la prueba ambulatoria para la infección por SARS-CoV-2, el 35% no había regresado a su estado de salud habitual cuando fueron entrevistados 2-3 semanas después de la prueba. Entre las personas de 18 a 34 años sin enfermedades crónicas, una de cada cinco no había vuelto a su estado de salud habitual.

¿Cuáles son las implicaciones para la práctica de la salud pública?

COVID-19 puede provocar una enfermedad prolongada, incluso entre adultos jóvenes sin condiciones médicas crónicas subyacentes. Se justifica el envío de mensajes de salud pública eficaces dirigidos a estos grupos.

La duración prolongada de los síntomas y la discapacidad son comunes en adultos hospitalizados con enfermedad grave por coronavirus 2019 (COVID-19). Caracterizar el retorno a la salud inicial entre los pacientes ambulatorios con enfermedad COVID-19 más leve es importante para comprender el espectro completo de enfermedades asociadas a COVID-19 y adaptar los mensajes, las intervenciones y las políticas de salud pública.

Entre el 15 de abril y el 25 de junio de 2020, se realizaron entrevistas telefónicas con una muestra aleatoria de adultos de 18 años o más que tuvieron una primera prueba positiva de reacción en cadena de la polimerasa con transcripción inversa (RT-PCR) para el SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, en una visita ambulatoria en uno de los 14 sistemas académicos de atención médica de EE. UU. en 13 estados.

Las entrevistas se realizaron entre 14 y 21 días después de la fecha de la prueba. Se preguntó a los encuestados sobre las características demográficas, las condiciones médicas crónicas de base, los síntomas presentes en el momento de la prueba, si esos síntomas se habían resuelto en la fecha de la entrevista y si habían regresado a su estado de salud habitual en el momento de la entrevista.

Entre 292 encuestados, el 94% (274) informó haber experimentado uno o más síntomas en el momento de la prueba; El 35% de estos encuestados sintomáticos informaron no haber vuelto a su estado de salud habitual en la fecha de la entrevista (mediana = 16 días desde la fecha de la prueba), incluido el 26% entre los de 18 a 34 años, el 32% entre los de 35 a 49 años y 47% entre los ≥ 50 años.

Entre los encuestados que informaron tos, fatiga o dificultad para respirar en el momento de la prueba, el 43%, 35% y 29%, respectivamente, continuaron experimentando estos síntomas en el momento de la entrevista.

Estos hallazgos indican que COVID-19 puede resultar en una enfermedad prolongada incluso entre personas con enfermedades ambulatorias más leves, incluidos los adultos jóvenes.

Se justifica el envío de mensajes de salud pública eficaces dirigidos a estos grupos. Se deben recomendar encarecidamente medidas preventivas, incluido el distanciamiento social, el lavado frecuente de manos y el uso constante y correcto de cubrirse la cara en público, para frenar la propagación del SARS-CoV-2.

La enfermedad prolongada está bien descrita en adultos con COVID-19 grave que requieren hospitalización, especialmente entre los adultos mayores. Recientemente, ha aumentado el número de infecciones por SARS-CoV-2 en personas evaluadas por primera vez como pacientes ambulatorios, incluidos los casos entre adultos más jóvenes.

Una mejor comprensión de la convalecencia y la duración de los síntomas entre los pacientes ambulatorios con COVID-19 puede ayudar a dirigir la atención, informar las intervenciones para reducir la transmisión y adaptar los mensajes de salud pública.

Resolución de síntomas y duración

Entre los 274 pacientes ambulatorios sintomáticos, la mediana del número de síntomas fue siete de los 17 enumerados en la herramienta de entrevista (IQR = 5-10), con fatiga (71%), tos (61%) y dolor de cabeza (61%) los más comunes. informó. Entre los encuestados que informaron fiebre y escalofríos el día de la prueba, estos se resolvieron en el 97% y el 96% de los encuestados, respectivamente.

Los síntomas con menos probabilidades de resolverse incluyeron tos (no se resolvió en el 43% [71 de 166]) y fatiga (no se resolvió en el 35% [68 de 192]); entre los 90 que informaron dificultad para respirar en el momento de la prueba, este síntoma no se había resuelto en 26 (29%).

El intervalo medio hasta la resolución de los síntomas entre los que informaron síntomas individuales en el momento de la prueba, pero no en el momento de la entrevista, osciló entre 4 y 8 días a partir de la fecha de la prueba, con los intervalos más largos informados para la pérdida del olfato (mediana = 8 días ; IQR = 5-10,5 días) y pérdida del gusto (mediana = 8 días; IQR = 4-10 días).

Entre los encuestados que informaron haber regresado a su estado de salud habitual, el 34% (59 de 175) todavía informaron uno o más de los 17 síntomas relacionados con COVID consultados en el momento de la entrevista.

Discusión

La mayoría de los estudios hasta la fecha se han centrado en la duración de los síntomas y los resultados clínicos en adultos hospitalizados con COVID-19 grave.

Este informe indica que incluso entre los adultos sintomáticos evaluados en entornos ambulatorios, podría llevar semanas la resolución de los síntomas y volver a la salud habitual.

Aproximadamente un tercio de los encuestados informó que no recuperaron la salud habitual en un plazo de 2 a 3 semanas después de la prueba. Incluso entre los adultos jóvenes de 18 a 34 años sin afecciones médicas crónicas, casi uno de cada cinco informó que no había regresado a su estado de salud habitual 14 a 21 días después de la prueba. En contraste, más del 90% de los pacientes ambulatorios con influenza se recuperan en aproximadamente 2 semanas después de tener un resultado positivo en la prueba.

La edad avanzada y la presencia de múltiples afecciones médicas crónicas se han asociado previamente con la gravedad de la enfermedad entre los adultos hospitalizados con COVID-19; en este estudio, ambos también se asociaron con una enfermedad prolongada en una población de pacientes ambulatorios.

Mientras que estudios anteriores han encontrado que la raza / etnia es un factor de riesgo de enfermedad grave por COVID-19, este estudio de pacientes cuya enfermedad fue diagnosticada en un entorno ambulatorio no encontró una asociación entre la raza / etnia y el retorno a la salud habitual, aunque el modesto número de encuestados podría haber limitado nuestra capacidad para detectar asociaciones. El hallazgo de una asociación entre las condiciones psiquiátricas crónicas y el regreso tardío a la salud habitual requiere una evaluación adicional.

Estos hallazgos tienen implicaciones importantes para comprender los efectos completos del COVID-19, incluso en personas con enfermedades ambulatorias más leves. En particular, la convalecencia se puede prolongar incluso en adultos jóvenes sin afecciones médicas crónicas, lo que puede llevar a una ausencia prolongada del trabajo, los estudios u otras actividades.

Los hallazgos de este informe están sujetos a al menos tres limitaciones.

Primero, los que no respondieron podrían haber diferido de los que respondieron la encuesta; por ejemplo, aquellos con enfermedades más graves podrían haber tenido menos probabilidades de responder a las llamadas telefónicas si posteriormente fueron hospitalizados y no pudieron contestar el teléfono.

En segundo lugar, los síntomas que se resolvieron antes de la fecha de la prueba o que comenzaron después de la fecha de la prueba no se registraron en esta encuesta.

Finalmente, como encuesta telefónica, este estudio se basó en el autoinforme del paciente y podría haber estado sujeto a un recuerdo incompleto o un sesgo de recuerdo.

La enfermedad COVID-19 no hospitalizada puede resultar en una enfermedad prolongada y síntomas persistentes, incluso en adultos jóvenes y personas con pocas o ninguna condición médica subyacente crónica.

Los mensajes de salud pública deben dirigirse a las poblaciones que podrían no percibir la enfermedad COVID-19 como grave o prolongada, incluidos los adultos jóvenes y aquellos sin afecciones médicas crónicas subyacentes.

Se deben recomendar encarecidamente medidas preventivas, incluido el distanciamiento social, el lavado frecuente de manos y el uso constante y correcto de cubrirse la cara en público, para frenar la propagación del SARS-CoV-2.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook