“Conmigo los puertos permanecerán cerrados a los traficantes y sus cómplices extranjeros”


El ministro italiano del Interior, Matteo Salvini.
EFE

La gestión sobre el Open Arms ha provocado un cruce de acusaciones entre el primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, y el vicepresidente, Matteo Salvini. A través de una carta que ha hecho pública, Conte ha acusado a Salvini de actuar de forma “desleal” en materia de política migratoria al insistir en la prohibición de que el buque llegue a un puerto del país, ante lo que el también ministro del Interior se ha reiterado en su postura.

El Tribunal Administrativo Regional de Lazio revocó este miércoles la orden de Salvini de no permitir a la embarcación entrar en aguas italianas, a lo que él respondió que volvería a firmar una nueva negativa. El buque, actualmente con 147 inmigrantes a bordo, lleva dos semanas en el Mediterráneo sin que ningún país europeo le autorice a desembarcar.

“Conmigo los puertos están y permanecerán cerrados a los traficantes y sus cómplices extranjeros. Sin esta firmeza, la Unión Europea nunca habría movido un dedo, dejando a Italia y a los italianos solos, como lo hizo en los años de los gobiernos de [Matteo] Renzi y el PD [Partido Demócrata]”, ha afirmado el vicepresidente en una carta que ha publicado en Facebook.

Salvini le dice a Conte que ha leído “con asombro” que le reproche su “obsesión” por los “puertos cerrados”. “Hablas de ira, deslealtad, ansiedad… He sido leal y siempre respetaré plenamente todos los cargos institucionales y, en primer lugar, a los ciudadanos que conozco y que me piden que intervenga”, agrega y se vanagloria de haber luchado contra la mafia, el narcotráfico y la prostitución y de haber logrado que el número de delitos haya disminuido un 12% en este 2019.

“Y, sobre todo, el colapso de los desembarcos en un 80% en comparación con el año pasado (de 20.000 a 4.000) y un 90% en comparación con el anterior, con muchas menos muertes y ahorros para los italianos de miles de millones de euros”, continúa.

“Así que confieso mi “culpa”, mi querido presidente, mi “obsesión” en la lucha contra todo tipo de delitos, incluida la inmigración ilegal. Soy un ministro para defender las fronteras, la seguridad, el honor, la dignidad de mi país. La lucha contra el crimen, de todos los colores, tipos y nacionalidades es el propósito de mi trabajo. De hecho, de mi vida”, concluye.

La entrada del Open Arms en aguas italianas ha desencadenado un nuevo terremoto interno en el Gobierno de coalición entre la Liga de Salvini y el Movimiento 5 Estrellas. Los ministros de Defensa y Transporte, de este último partido, se negaron a suscribir el desafío del titular de Interior a la orden judicial. “No firmo en nombre de la humanidad”, subrayó la responsable de Defensa, Elisabetta Trenta.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook