CEJIL lanza audiovisual que denuncia discriminación a mujeres en El Salvador


El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) lanzó hoy un audiovisual que denuncia la discriminación hacia las mujeres en El Salvador, país al que calificó como “uno de los más restrictivos del mundo para la garantía de derechos sexuales y reproductivos”.

El CEJIL, con sede regional en Costa Rica, informó en un comunicado que el audiovisual publicado en sus redes sociales se basa en la vida de Beatriz, una mujer que a sus 22 años enfrentó un embarazo inviable que ponía en riesgo su salud y su vida, y que el Estado le impidió el aborto.

“En este caso, era imprescindible interrumpir su embarazo para salvar su vida; sin embargo, el Estado de El Salvador le negó la atención adecuada, sometiéndola a tortura psicológica, y exponiéndola, innecesariamente, al riesgo de una muerte materna”, afirmó la organización.

La joven, acompañada de varias organizaciones no gubernamentales, elevó su caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ente que intervino y logró que tras 81 días Beatriz fuera sometida a una cesárea para sobrevivir, pero su bebé murió horas después porque no tenía cerebro.

Beatriz murió el 8 de octubre de 2017 a causa de lesiones sufridas en un accidente de tráfico.

El lanzamiento del audiovisual llamado “Yo solo quería vivir”, se lleva a cabo a un año de la muerte de Beatriz con el fin de conmemorar su vida y su lucha por los derechos de las mujeres.

“Al contar su historia también buscamos denunciar la discriminación estructural y la persecución penal a las que son sometidas las mujeres, niñas y adolescentes que enfrentan emergencias obstétricas en El Salvador, particularmente aquellas que viven en pobreza y exclusión social”, afirmó CEJIL.

La organización defensora de derechos humanos calificó a El Salvador como “uno de los países más restrictivos del mundo para la garantía de derechos sexuales y reproductivos de niñas, adolescentes y mujeres”.

En ese país centroamericano es prohibido cualquier tipo de aborto y el Código Penal establece penas que oscilan entre los 2 y los 8 años de cárcel tanto para la mujer que aborta como para quienes le ayuden.

“En El Salvador, la penalización absoluta del aborto alcanza tales dimensiones que se traduce, incluso, en la persecución penal tanto de las mujeres que presentan emergencias obstétricas, como del personal médico que las atiende”, aseveró la fuente.

Según el Centro, por esta situación hay 25 mujeres salvadoreñas privadas de su libertad esperando un juicio, entre ellas Imelda, quien tuvo un parto extrahospitalario tras ser víctima de violación por parte de su padrastro.

El caso de Beatriz contra el Estado salvadoreño permanece en conocimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. EFE



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook