Anna Ferrer Padilla se reconoce inmensamente “afortunada” en una nueva declaración de amor a su novio


En los últimos días, Anna Ferrer Padilla se está desdoblando y sacando tiempo de donde no lo hay para querer a las dos personas más importantes de su vida en estos momentos. Primeramente su madre, Paz Padilla, quien tras la muerte de su marido, Antonio Juan Vidal, necesitaba más que nunca el amor y el abrazo de su hija. Y segundo, claro, su chorbo, Iván.

A la presentadora de Mediaset ya le está dando todo el cariño que puede, no solo dedicándole unas hermosas palabras (“Habéis sido el mejor ejemplo de amor, respeto y bondad que nunca tendré. Un amor así de pleno y real, se merece ser eterno”) sino también una increíble puesta de sol en Instagram con un título que declara las intenciones: “Siempre juntas”.

Y quedaba su novio, al que ya le ofreció un tierno reencuentro después de tres meses sin verse por culpa de la pandemia del coronavirus. Desde su paraíso terrenal en las playas de Zahara de los Atunes, en Cádiz, la influencer ha comenzado de nuevo su actividad.

La joven de 23 años ha querido que poco a poco su más de medio millón de seguidores vean cómo va recuperando su savoir faire en redes y tras compartir algunas stories de lugares para comer o rincones donde tomar algo, era el momento de que Iván Martín hiciese acto de presencia.

Además, tenía que quedar claro cuánto le debe al joven deportista de su felicidad, cuánto le ha aportado y las razones por las que se siente “#afortunada”, como la etiqueta que le ha puesto a la publicación, que está a punto de alcanzar los 55.000 likes.

“A veces la vida también te da cosas maravillosas”, escribía Anna Ferrer Padilla como descripción de una romántica y juguetona escena en la que simula comerse a su novio, que respondió haciendo referencia al gesto: “Me llega a pillar bien ese bocao’…”.

Hace pocos días, y en una publicación del joven de 28 años en la que le mostraba todo su apoyo a su pareja y a su suegra por la muerte de Antonio Vidal, la propia Ferrer le escribía: “Gracias por haber estado al pie del cañón desde el minuto 0. Has sido mi mayor apoyo, mi motor y mi vía de escape. Nunca podré agradecerte todo lo que has hecho por nosotras, no se qué habría hecho sin ti. Te quiero”.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SiteLock
Facebook