Una app para mejorar la detección del cáncer de colon – Vida Actual – Últimas noticias de Uruguay y el Mundo actualizadas


Cuando seis de cada 10 personas con cáncer colorrectal se enteran del diagnóstico, la enfermedad está avanzada y bajan las posibilidades de curación de uno de los tumores con más posibilidades de prevención con los estudios adecuados en el momento oportuno. Pero, ¿cómo lograrlo?

Dos médicos diseñaron una aplicación inteligente para el celular que ayuda a los doctores de cualquier especialidad a determinar no solo el nivel de riesgo de sus pacientes, según la edad y sus antecedentes familiares y personales, sino también cuándo y qué estudios debería indicarles.

Durante un año y medio, los especialistas en gastroenterología y endoscopía Leandro Steinberg y Lisandro Pereyra trabajaron con un programador en el diseño de algoritmos capaces de traducir en una app las guías clínicas del Instituto Nacional del Cáncer (INC) de Argentina. Esperan poder mejorar el bajo nivel de detección temprana de los tumores de colon y recto en la población de más de 18 años.

La aplicación, que se podrá descargar gratis en las próximas semanas, es una iniciativa del Programa Nacional de Prevención y Detección Temprana del Cáncer Colorrectal del INC y la asociación profesional Endoscopistas Digestivos de Buenos Aires (Endiba).

Pereyra y Steinberg, que son miembros de Endiba, esperan que los médicos puedan aplicar esta herramienta cada vez que un paciente de 18 años o más ingrese al consultorio.

“Podremos detectar esos casos en los que llegamos tarde con el cáncer, elegir el método correcto y ampliar el uso de la pesquisa con el test de sangre oculta en materia fecal o la colonoscopía. Está demostrado que estas pruebas salvan vidas, pero la implementación de un programa de pesquisa es lo más difícil de lograr y una de las barreras, además de los costos y el acceso, es educar a la población en todo el territorio”, dijo Pereyra, que es capacitador del programa de calidad en colonoscopías del INC.

Steinberg explicó que las preguntas a responder en las pantallas son simples y suelen estar en la historia clínica. Insistió en que el resultado no reemplaza la decisión médica, sino que la asiste.

En una primera pantalla, el médico puede optar entre pesquisa y vigilancia. La primera es para los pacientes sin estudios previos de detección: con la edad y los antecedentes clínicos, como los familiares, ciertos síndromes genéticos o la enfermedad inflamatoria intestinal, la app permite saber si se trata de un paciente de riesgo bajo, moderado o algo, qué estudios preventivos (test de sangre oculta en materia fecal o colonoscopía) habría que indicar, desde cuándo y con qué frecuencia, además de una alerta, si fuera necesario, asociada con los antecedentes del paciente. Si lo que el médico necesita es saber cómo avanzar en el monitoreo de un paciente que ya se hizo estudios, tuvo un diagnóstico o recibió algún tratamiento, optará por la opción de vigilancia.

La herramienta no almacena la información de las consultas, lo que queda reservado para que el médico anote en la historia clínica. “La información que aparece en la pantalla también es educativa -indicó Pereyra-. Está pensado para que sea fácil de usar en la consulta de cualquier especialidad”.

“Quisimos apuntalar la decisión médica, pero sin que se subindiquen o sobreindiquen procedimientos”, señaló Steinberg. “A veces puede ser la diferencia entre la vida y la muerte porque el cáncer colorrectal da una ventana de 10 o 15 años para poder detectar un pólipo precursor y extirparlo”.

La enfermedad en Uruguay

Según datos de la Sociedad Oncológica Médica y Pediátrica del Uruguay (Sompu) publicados en , en Uruguay se diagnostican cinco nuevos casos de cáncer de colon cada 24 horas. Cada año mueren 1.020 uruguayos por esta causa.

Aunque no existen causas específicas para su desarrollo, se cree que a los factores hereditarios se le suman las dietas pobres en vegetales y fibras, carnes rojas, ricas en grasa y procesadas en exceso, junto al sedentarismo y el consumo de alcohol.

Como se trata de una enfermedad que en etapas iniciales no suele presentar síntomas, los controles son muy importantes. En las personas de riesgo promedio sin antecedentes familiares ni personales de cáncer colónico o de otras patologías predisponentes, se recomienda comenzar los controles a los 50 años. Estos consisten en un estudio de sangre oculta en las heces, cada uno o dos años, y/o una colonoscopia cada 10 años.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook