Qué debes hacer para que el 2018 sea un éxito


Crees que no lo tienes, que estás siempre ocupado con el trabajo, los informes, el gimnasio. Pero si se quiere, se puede buscar tiempo de donde crees que no lo hay. No debes decir “no puedo”. Es un punto que debes tener muy claro en la cabeza. Debes crear un programa para saber cómo alcanzarás tu meta.
Por ejemplo, los sistemas para perder peso y para mejorar tus relaciones no “terminan” necesariamente cuando alcanzas la meta. Pare seguir perdiendo peso, debes mantener el estilo de vida más saludable que has creado. Para mantener relaciones saludables, tendrás que continuar siendo constante con las cosas que empezaste a hacer para lograr cumplir tus propósitos.
 
Encuentra una comunidad
 
Nadie llega a la cima poniendo “peros”. Las excusas te limitan y evitan tu crecimiento. Por eso, las personas exitosas saben que nadie hará las cosas por ellos, así que sin importar los obstáculos que haya, debes por lo menos intentar saltarlos. Conoce tus debilidades y conviértelas en fortalezas, esto te ayudará a tomar las riendas de tu propia vida primero.
Busca en tu entorno actual a alguien que quiera unirse a tus mismos propósitos saludables. Si no, tal vez necesites conocer gente nueva y añadirla a tu (nueva) vida. 
 
VER TAMBIÉN Ser vegetariano: ¿moda, salud o estilo de vida?
 
 
Motívate
 
Nunca digas que no puedes hacer algo: es un punto que debes tener muy fijo en la cabeza. Renunciar porque algo se te hace difícil, se convierte en un cúmulo de pensamientos y actitudes negativas que te limitarán y evitarán que hagas las cosas, incluso aquellas en las que eres experto. No te conviertas en tu mayor obstáculo y haz lo que tengas que hacer o nunca sacarás tu verdadero potencial.
 
Tómate el tiempo que precises para descubrir que es lo que realmente te motiva. Lo necesitarás cuando las cosas se pongan difíciles. Al principio todo se hace cuesta arriba pero cuando lleves unos meses podrás mirar hacia atrás y verás todo lo que has conseguido. 
 
Ten un plan B
 
A veces las cosas no van como uno desearía, pero no significa que se haya hecho una mala planificación. Muchas personas se rinden ante las primeras adversidades mientras que otras son flexibles y propensas a generar alternativas: un plan B puede ser el as que tengas bajo la manga.
 

No te quedes estancado en los pensamientos negativos o en la trampa de la comparación y la desesperación. Son los sentimientos de esperanza y confianza los que hacen cambiar a la gente.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook