La inestabilidad del tiempo y una Semana Santa temprana dañan la ocupación en los establecimientos hoteleros


La inestabilidad climatológica prevista, la dificultad para superar los récords turísticos que marca España cada temporada y la prontitud de la Semana Santa de este año, se han unido para provocar una disminución de la ocupación prevista de los alojamientos para este parón primaveral.

La Encuesta de Ocupación Turística (Ocupatur) que elabora el ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital augura una ocupación para estas vacaciones del 79,1%, un porcentaje ligeramente inferior al registrado en la Semana  Santa del año pasado (79,3%) que cayó a mediados de abril, fechas más avanzadas en el año y que mostraron un tiempo más estable que este año.

La encuesta, elaborada de forma telefónica por Turespaña, solo se realiza en momentos puntuales. “La última la realizamos la pasada Semana Santa”, explican a 20minutos fuentes del ministerio. Es decir, no existe una serie histórica, pero sí se puede enfrentar los dos últimos parones primaverales.

El turismo hotelero será el que sufre un mayor bajón de actividad: la ocupación en la Semana Santa de 2017 se elevaba al 85%, pero este año solo alcanzará el 78,9% según la previsión del Gobierno.

“Hay varios motivos para esta reducción”, explica Nuria Montes, secretaria general de la asociación hostelera de Benidorm, Costa Blanca y Comunidad Valenciana (Hosbec). Aparte de la bajada de temperaturas en la península y la competencia de los pisos turísticos, Montes identifica dos causas adicionales: la temprana llegana de la Semana Santa y las nieves caídas en las últimas fechas.

“El año pasado cayó a mediados de abril y en esas fechas tardía la gente ha acumulado más ganas de vacaciones porque no hay ningún festivo desde Navidad”, dice la directiva de la patronal levantina. “Y tenemos la competencia de las estaciones de esquí, que este año se llevan gran parte del pastel”.

En Semanas Santas tardías, la nieve no era la óptima para esquiar, pero las recientes precipitaciones han dejado mucho polvo en las pistas y los alojamientos de montaña han elevado la ocupación prevista en casi veinte puntos: del 63% al 81%. La Asociación Turismo Rural de Girona y las comarcas de Lleida, por ejemplo, esperan rozar el 90% de ocupación gracias a que sus estaciones de esquí están a pleno rendimiento. Todas las estaciones españolas están abiertas. Y algunas, con nieve polvo, la mejor para esquiar.

El turismo de sol y playa, el más perjudicado

Las zonas costeras mediterráneas y el archipiélago balear son los más afectados. Las primeras pierden siete puntos de ocupación media (hasta el 82%) y el segundo encoge hasta doce puntos (al 73%). Los hoteles de la costa catalana, por ejemplo, perderán nueve puntos de ocupación (pasarán del 91% a un 82%), los andaluces se dejarán siete puntos (cae al 81%) y los radicados en la costa valenciana y murciana, otros siete (al 84%).

Las regiones de Baleares, CataluñaComunidad Valenciana, son las que mostrarán estos días una mayor caída en la ocupación hotelera: doce, nueve y siete puntos menos de alojamiento en sus hoteles, respectivamente. Canarias, en cambio, es  la comunidad autónoma con mejores perspectivas de ocupación (88%) porque la inestabilidad climatológica no llegará este fin de semana a su archipiélago.

“Es verdad que hay algunas zonas que pueden estar mas afectadas, pero en Levante muchos hoteles están colgando el cartel de completo”, explica la secretaria general de Hosbec, que espera además que las reservas de última hora ayuden a elevar la ocupación. “No observamos ninguna deblace significativa respecto al año anterior y nuestro emepresarios no nos transmiten preocupación”.

Barcelona, Palma y Valencia, entre las ciudades más afectadas

En cuanto a las ciudades, destaca la caída de la ocupación en Palma de Mallorca que pierde dieciseis puntos (hasta el 67%), doce puntos pierden los alojamientos hoteleros en Santiago de Compostela (70%) y once se dejan los de Barcelona (79%). Esta última cifra la maneja también de forma aproximada el Gremio de Hoteles de la ciudad condal, que estima la ocupación tanto en sus hoteles como en sus apartamentos turísticos del 79%.

Valencia y Madrid también muestran pérdidas de ocupación de nueve y cinco puntos, respectivamente, hasta situarse en el 79% y 72% respectivamente. Solo Sevilla y Bilbao, entre las grandes urbes, llenarán más sus hoteles en esta Semana Santa respecto a la anterior y será Málaga (90%) la ciudad que presenta una mayor ocupación hotelera.




MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook