El abaratamiento de la luz y la estabilidad de las hortalizas hunden la inflación a mínimos de 2016


Imagen de una factura de la luz.
JORGE PARIS


El Índice de Precios de Consumo (IPC) retrocedió en enero y recortó su tasa interanual seis décimas, hasta el 0,6%, su nivel más bajo en 14 meses, según el indicador publicado este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es la decimoséptima tasa positiva que encadena el IPC interanual e implica que los precios son hoy un 0,6% superiores a los de hace un año.

“Es un buen dato para la renta de las familias y para la competitividad de las empresas”, ha afirmado el ministro de Economía Luis De Guindos sobre una inflación que está “claramente por debajo del 1%” e incluso inferior a la inflación subyacente —que no incluye los precios energéticos, más variables— que se sitúa en el 0,8%.

Las previsiones de inflación para 2018 de todos los organismos internacionales se sitúan sin embargo bastante por encima del dato de enero, cerca del 1,5% de media anual. Por eso el sindicato UGT, en plena negociación con las patronales de un acuerdo marco de subida salarial, pide una subida de sueldos para que “los trabajadores lleguen a fin de mes y recuperen el poder adquisitivo perdido durante la última década”.

“Mientras mejora la situación financiera de los hogares, impulsada principalmente por el incremento de rentas del trabajo, en varios países, entre ellos España, la renta bruta disponible de los hogares sigue estando por debajo del nivel de 2008”, critica UGT. “Gobierno y patronal tienen que asumir sus propias palabras: si no es posible vivir con un sueldo de 800 euros, no debe haber ningún sueldo en esos niveles tan bajos”

Influencia decisiva del abaratamiento de la luz

En el descenso de la inflación ha influido principalmente el abaratamiento de la electricidad frente a la subida que experimentó en enero de 2017, cuando la luz se disparó a máximos por una ola de frío en la segunda quincena que llevó el precio del kilovatio/hora hasta los 100 euros. El recibo medio de electricidad cayó en enero un 14,2% respecto a un año atras, 11,5 euros menos, según datos del simulador de Competencia (CNMC).

En concreto, la factura media para un consumidor medio doméstico —una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y una demanda anual de 3.900 kilovatios hora, propia de una familia con dos hijos— ha ascendido este mes a 69,68 euros, frente a los 81,22 euros de enero del año pasado. De este importe, 14,88 euros corresponden al término fijo, 39,91 euros al consumo y 14,89 euros a impuestos.

Que la electricidad en el mercado mayorista se venda más barata en el arraque de este año se debe a un cambio de tendencia en el ‘pool’ a partir de la última semana de 2017, cuando se disparó la producción eólica, duplicándose con respecto a noviembre, debido al paso de varios frentes, lo que ha llevado a caer la dependencia del gas (más caro) en el ‘mix’ de generación de electricidad.

Los aceites, lo que más sube; las patatas, lo que más baja

También ha influído en la caída de precios la estabilidad del coste de las legumbres y hortalizas, la bajada del precio de las frutas, y la menor subida de los carburantes. En cambio, subieron los precios del gas y del gasóleo para calefacción.

En tasa interanual, las rúbricas que experimentan los mayores descensos de precios son las patatas y sus preparados (-6,6%); calefacción, alumbrado y distribución de agua (-5%) y las legumbres y hortalizas frescas (-3%). En el lado opuesto, los mayores ascensos de precios en el último año los experimentan los aceites y grasas (+8,3%), los huevos (+5,9%) y crustáceos, moluscos y preparados de pescado (+3,6%).



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook