Cadena perpetua para un gurú por violar a una adolescente en la India


El gurú indio Asaram Bapu.
WIKIMEDIA COMMONS


El gurú Asumal Harpalani, más conocido como Asaram Bapu en la India, prometía ante sus millones de seguidores una vida basada en la compasión, la empatía, la espiritualidad y asexualidad; unas promesas que nada tuvieron que ver cuando en agosto de 2013 violó a una adolescente de 16 años en uno de los ashrams, monasterios de meditación y enseñanza hinduista.

Por estos hechos, un tribunal del estado indio de Rajastán, en el oeste del país, le ha condenado este miércoles a cadena perpetua tras una denuncia presentada por la familia de la víctima, a quien sus padres la enviaron para recibir las prácticas de Bapu con el objetivo de liberarla de “poderes sobrenaturales fantasmales”.

A pesar de que la adolsecente fue amenazada si no guardaba silencio por la violación, finalmente avisó a sus padres de los hechos. Al parecer, según recoge la prensa local, el gurú le aseguró que sería liberada de esas malas vibraciones pidiéndole que le practicara sexo oral, momento en el que aprovechó para tocarle sin su consentimiento.

Además de la condena a cadena perpetua al gurú, han sido enjuiciados dos de los ayudantes de Bapu, quienes han sido declarados culpables y condenados a 20 años de prisión cada uno, mientras que otros auxiliares dos han sido absueltos.

De perpetua a pena de muerte

Conviene recordar que la Ley para la Protección de la Infancia de los Delitos Sexuales (POCSO) permite condenas a cadena perpetua por agresión sexual a menores y fue enmendada recientemente para permitir la pena de muerte por la violación de niñas de menos de 12 años.

El condenado de 77 años, que permanece recluido en la ciudad de Jodhpur desde septiembre de 2013 por miedo a que sus seguidores le ataquen, ha visto denegada su libertad bajo fianza una decena de veces. No obstante, su abogada mantiene la esperanza en el caso y ha anunciado que apelará el veredicto.

Por su parte, las fuerzas de seguridad en cuatro estados –Rajastán y los vecinos Guyarat, Uttar Pradesh y Haryana– permanecen en alerta, por temor a que pueda haber represalias de los seguidores del predicador ya que el pasado años los seguidores de otro gruú, llamado Gurmeet Ram Rahim, sembraron el caos después de que este fuera declarado culpable de violación, generando una ola de violencia que dejó más de 30 muertos.

Ambos casos ponen de relieve la fascinación en la India profunda por los líderes espirituales, que gozan de una influencia inmensa por su capacidad para movilizar a millones de seguidores, acumular fondos libres de impuestos y buscar el favor de los políticos.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook