Brote de ébola revive los temores de 2014 en África


Con 44 casos entre confirmados y sospechosos de la enfermedad, el más reciente brote del virus ébola en África Occidental —iniciado el 8 de mayo— cada vez suscita más alarmas. Si bien de momento este no trasciende las fronteras de la República Democrática del Congo (RDC), ayer llegó a la primera gran ciudad en el país: Mbandaka, de 1,2 millones de habitantes.

Si bien es una urbe secundaria frente a la capital Kinshasa —12 millones—, los expertos y las autoridades temen que sea ese el espacio propicio para que el virus germine a un ritmo mucho más nefasto del que ya lleva.

“Se ha confirmado un nuevo caso en Wangata, una de las tres zonas sanitarias de Mbandaka, una ciudad de 1,2 millones de habitantes de la provincia del Ecuador en el noroeste de la RDC. La llegada del ébola a una zona urbana es muy preocupante”, declaró el doctor Matshidiso Moeti, director regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para África.

En los hospitales en los que se trabaja para paliar esta catástrofe en potencia, la precaución es aún mayor, sabiendo, por ejemplo, que los trabajadores médicos que atienden a los pacientes sospechosos de contraer el virus fueron todos vacunados: “calculamos en más de 300 las personas que estuvieron en contacto directo o indirecto con personas contaminadas por el ébola en Mbandaka”, declaró un médico de una clínica de dicha ciudad. La organización Médicos Sin Fronteras elevó ese cálculo a “514 personas”.


Desde diciembre de 2013, en Guinea se generó la peor epidemia de ébola en la Historia, extendiéndose a otros nueve países —Liberia, Sierra Leona, Nigeria, Mali, Estados Unidos, España, Italia, Reino Unido y Senegal—. El brote, apenas controlado en el año 2016, dejó 28.646 infectados, tal como 11.323 muertos, la mayoría en Liberia y Sierra Leona, pero incluso uno en EE. UU.

¿Por qué este virus es tan peligroso? ¿y se podría repetir la pesadilla vivida por el globo entre 2014 y 2016? El galeno Sigifredo Ospina, epidemiólogo del Hospital Universitario San Vicente Fundación, explicó que “la zona de África Occidental está en alto riesgo de que vuelva a darse tal situación por la precaria institucionalidad, la facilidad de los viajes, y la alta transmitibilidad de este virus. El contacto con cualquier secreción del cuerpo, incluso sudor, lo transmite de persona a persona. Y más aún, el peligro es por la alta mortalidad que genera”.

De momento, el virus se encuentra solo reportado en la República Democrática del Congo, por lo que el experto se mostró seguro de que la OMS está trabajando en medidas preventivas fronterizas en busca de evitar que pase a otros países y que estos vivan de nuevo epidemia.



MÁS INFORMACIÓN

¿Deseas opinar sobre este artículo?
SiteLock
Facebook